¿Un Dios bueno airado?

Tal vez algunos se pregunten por qué en varios artículos hablo de la ira de Dios contra el pecador impenitente (i.e. Que no se arrepiente), aún cuando una línea de la misión de este blog dice que busco proclamar que Dios es bueno. Esa es una buena pregunta, he aquí mi respuesta:

PORQUE DIOS SE HA REVELADO ASÍ

Ni el salmista ni el resto de la Biblia tienen problema en afirmar que Dios es bueno y también que Él está airado contra el pecador impenitente. Por ejemplo, el salmista afirma que Dios es bueno en el Salmo 34:8: “Gustad, y ved que es bueno Jehová; Dichoso el hombre que confía en él” (RVR1960); y más adelante, en el mismo capítulo, en el versículo 16 dice: “La ira de Jehová contra los que hacen mal, para cortar de la tierra la memoria de ellos”. En el Salmo 119:68, el salmista dice: “Bueno eres tú, y bienhechor; enséñame tus estatutos”; aún cuando en un salmo anterior, Salmo 7:11, él había dicho: “Dios es juez justo, y un Dios que se indigna [o está airado] cada día contra el impío”.

En el resto de la Biblia también encontramos esto. Por ejemplo, el profeta dice en Nahúm 1:7: “Bueno es el SEÑOR, una fortaleza en el día de la angustia, y conoce a los que en El se refugian”; ahora, nótese lo que dice en los versículos que lo circundan: “En presencia de su indignación, ¿quién resistirá? ¿Quién se mantendrá en pie ante el ardor de su ira? Su furor se derrama como fuego, y las rocas se despedazan ante El… Lo que traméis contra el SEÑOR, El lo hará completa destrucción; no surgirá dos veces la angustia” (vv. 6, 9). No deberíamos tener problemas en presentar a un Dios bueno que se aíra contra el pecador impenitente ya que Dios mismo se ha revelado así.

PORQUE LA BONDAD DE DIOS ESTABLECE SU IRA

La bondad de Dios no excluye Su ira, más bien la establece. ¿Sería Dios bueno si se quedara de brazos cruzados ante la maldad de los pecadores? ¿Sería Dios bueno si se deleitara en el pecado de los hombres? ¿Sería Dios bueno si no manifestara Su enojo y castigo contra tales? Ciertamente no. Es precisamente porque Dios es bueno que Dios se aíra contra los pecadores impenitentes.

POR UNA COMPLETA DEMOSTRACIÓN DE SU GLORIA

En este punto cito a Jonathan Edwards, quien tiene palabras que merecen nuestra consideración:

“Resplandecer es algo apropiado y excelente para la gloria infinita; y por la misma razón, es apropiado que el resplandor de la gloria de Dios esté completo; esto es, que todas las partes de su gloria deben resplandecer, que cada belleza debe ser proporcionalmente refulgente, para que el espectador pueda tener una apropiada noción de Dios. No es apropiado que una gloria sea excesivamente manifestada, y la otra para nada; porque, entonces, la refulgencia no correspondería con la realidad… Por lo tanto, es necesario, que la temible majestad de Dios, su autoridad y terrible grandeza, justicia, y santidad, sean manifestadas. Pero esto no podría ser, a menos que el pecado y el castigo hayan sido decretados; el resplandor de la gloria de Dios sería imperfecto ya que estas partes de la gloria divina no resplandecerían como las otras y la gloria de su bondad, amor, y santidad serían tenues sin ellas –brillarían escasamente–. Si no fuera correcto que Dios decretara y permitiera y castigara el pecado, no podría haber manifestación de la santidad de Dios en el odio del pecado, o en mostrar preferencia, en su providencia, de piedad ante éste. No habría manifestación de la gracia de Dios o verdadera bondad si no hubiera pecado para ser perdonado, ni miseria de la cual ser salvado. Cuánta alegría Él otorgó, su bondad no sería tan apreciada y admirada, y el sentido de ésta no sería tan grande, como hemos mostrado en otro lugar”1.

En resumen, ¿por qué hablar de la ira de un Dios que es bueno? Por una completa demostración de Su gloria y, a la vez, una mayor apreciación de Su bondad.

EXHORTACIÓN FINAL

¿Por qué tener problema en presentar a un Dios bueno que se aíra contra el pecador impenitente, cuando la Biblia no tiene problema alguno con esto? Proclamemos que Dios está airado contra el pecador impenitente2 y proclamemos que ese mismo Dios es bueno, al dar salvación, para todos aquellos que se arrepienten y confían en Jesucristo.


1 Jonathan Edwards. Concerning the Divine Decrees, p. 528. Énfasis añadido. Aunque aquí Edwards hablaba de los decretos divinos, creo que sus palabras son pertinentes.

2 Dios es bueno, en cierto sentido, aun con aquellos pecadores que todavía no se arrepienten: “¿O tienes en poco las riquezas de su bondad, tolerancia y paciencia, ignorando que la bondad de Dios te guía al arrepentimiento?” (Ro. 2:4; véase también 2 P. 3:9).

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s