¿Por qué podemos dar gracias a Dios en todo?

La Palabra de Dios habla de los impíos como aquellos que no le dan gracias a Dios (Ro. 1:21), pero no así los cristianos. Aquellos que han gustado y visto que Dios es bueno, aquellos que han sido salvados por Jesucristo deben tener una vida caracterizada por una sincera gratitud a Dios. Y al decir “vida caracterizada por una sincera gratitud a Dios” significo no el decir “gracias” una vez al año, sino que significo un corazón agradecido que se expresa en palabras de gratitud hacia Dios constantemente. Un versículo bíblico en el cual podemos encontrar esto es 1 Tesalonisenses 5:18, que dice: “dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para vosotros en Cristo Jesús”.

El apóstol Pablo (inspirado por Dios) no pudo haber escogido un término más abarcador que “todo”. El término “todo” abarca tanto las circunstancias que nos agradan, como también aquellas circunstancias que no nos parecen muy agradables. Sea cual sea la circunstancia por la cual estemos pasando, la voluntad de Dios para nosotros es clara: “dad gracias en todo”. Fácilmente damos gracias a Dios cuando nos va bien, pero ¿qué tal cuando necesitamos estar a tiempo en cierto lugar y estamos atrapados en el tráfico? ¿qué tal cuando se nos diagnostica una grave enfermedad? ¿qué tal cuando somos afligidos en este mundo? ¿Por qué, como cristianos, podemos dar gracias a Dios aun en esas circunstancias?

PORQUE NUESTRO PRINCIPAL PROBLEMA YA HA SIDO RESUELTO

En primer lugar, podemos dar gracias a Dios porque nuestro principal problema ya ha sido resuelto: por causa de nuestro pecado éramos enemigos de Dios (Ro. 5:10), la justa ira de Dios estaba sobre nosotros (Sal. 7:11), y nos dirigíamos a la condenación eterna en el infierno (Mt. 23:33). Pero el Señor Jesucristo vino, vivió la vida perfectamente obediente que nosotros debíamos haber vivido –que no podíamos vivir–, sufrió la muerte bajo la ira de Dios que nosotros merecíamos por causa de nuestro pecado y resucitó (Flp. 2:5-11); obteniendo así, a nuestro favor, justificación, perdón de todos nuestros pecados, paz con Dios, vida eterna. Así que, aunque estemos en medio de diversos problemas, podemos agradecer a Dios por la salvación que nos concedió en el Señor Jesucristo. Horatio Spaford transmitió esta verdad desde la primera estrofa del himno “Estoy bien”:

De paz inundada mi senda esté,
O cúbrala un mar de aflicción,
Cualquiera que sea mi suerte, diré:
“Estoy bien, tengo paz,
¡Gloria a Dios!”.

PORQUE TODO COOPERA PARA NUESTRO BIEN

En segundo lugar, podemos dar gracias a Dios porque todo coopera para nuestro bien. La salvación que Jesucristo obtuvo a nuestro favor incluye nuestra glorificación y el hacer que todas las cosas cooperen para este bien último. Tan amplio como es el término “todo” en 1 Tesalonisenses 5:18, así de amplio es la frase “todas las cosas” en Romanos 8:28, que dice: “Y sabemos que para los que aman a Dios, todas las cosas cooperan para bien, esto es, para los que son llamados conforme a su propósito”. Nuestro buen y sabio Dios está haciendo que absolutamente todas las cosas cooperen para nuestro bien. Sí, incluso los problemas en medio de los cuales estamos están siendo utilizados por Dios para hacernos conformes a la imagen de Su Hijo Jesucristo. Así que, aunque no entendamos cómo todas las cosas cooperarán para nuestro bien, podemos agradecer a Dios porque Él está haciendo que aun nuestro problema más desagradable coopere para nuestro mayor bien.

Un pensamiento en “¿Por qué podemos dar gracias a Dios en todo?

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s