La gracia en los Macedonios: el evangelio.

La gracia de Dios dada a las iglesias de Macedonia y que hizo que estas iglesias dieran (monetaria y físicamente) más allá de sus fuerzas –aun estando en gran prueba de aflicción y siendo profundamente pobres, esta gracia, implicó el comprender y abrazar (creer) el evangelio de Jesucristo de parte de los cristianos en Macedonia. En 2 Corintios 8:9 dice: “Porque conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que siendo rico, sin embargo por amor a vosotros se hizo pobre, para que vosotros por medio de su pobreza llegarais a ser ricos”. Nótese que este versículo comienza con la siguiente afirmación: “conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo”.

¿En qué consiste esta gracia de nuestro Señor Jesucristo? Consiste, en primer lugar, en que Jesucristo «siendo rico… por amor a vosotros se hizo pobre». ¿Quién es Jesucristo? Él es el Salvador (Jesús), el Mesías prometido (Cristo), pero también Él es el Señor (Dios mismo). Como Dios, Él es glorioso desde antes de la creación del mundo (Jn. 17:5); a Él le pertenece el oro y la plata (Hag. 2:8); Él es tan rico que Él es quien da las riquezas a los ricos (1 Ti. 6:17); Él no solamente es dueño del oro y la plata, sino también del mundo y todo lo que en él hay (Sal. 50:12). Sin embargo, se hizo pobre. “El Verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros” –dice Juan 1:14; cuando Jesús nació, sus padres terrenales lo acostaron en un pesebre [cajón donde se echa la comida a los animales] ya que no había lugar para ellos en el Mesón (Lc. 2:7). En Filipenses 2:7,8 se dice acerca de Jesucristo: “se despojó a sí mismo tomando forma de siervo, haciéndose semejante a los hombres. Y hallándose en forma de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz”. Y preguntamos: Señor Jesucristo, ¿qué había en tu corazón al hacer esto? ¿Por qué te humillaste tanto? Él nos responde a través de 2 Corintios 8:9: “por amor a vosotros”.

Esta gracia de nuestro Señor Jesucristo consiste, en segundo lugar, en lo siguiente: “para que vosotros por medio de su pobreza llegarais a ser ricos”. Anteriormente vimos el por qué (razón o causa): amor a ti y a mí. Ahora vemos el para qué (propósito): nuestra riqueza espiritual. Jesucristo bajó, para subirnos a nosotros; se humilló, para llevarnos a la gloria; no se salvó (Mt. 27:40-43), para salvarnos a nosotros. Nosotros llegamos a ser ricos por medio de Su pobreza, fuimos enriquecidos a expensas de Su pobreza. Todo esto no fue un accidente, sino un acto consciente, intencional y amoroso de nuestro Señor Jesucristo. Por Su obediencia hasta la muerte de cruz hemos sido enriquecidos con la adopción como hijos de Dios, hemos sido enriquecidos con la segura aceptación delante de Dios Padre, hemos sido enriquecidos con la redención, hemos sido enriquecidos con el perdón de pecados, hemos sido enriquecidos con la morada de Su Santo Espíritu en nosotros, hemos sido enriquecidos con una gran herencia reservada en los cielos.

El comprender y abrazar esto llevó a las iglesias de Macedonia a dar (monetaria y físicamente). ¿Nos llevará esta gracia a algo menos? ¿No abunda más nuestro amor por Jesucristo al contemplar Su gran amor por nosotros? ¿No es el dar (monetaria y físicamente), especialmente para suplir las necesidades de otros cristianos, una de las formas de demostrar la sinceridad de nuestro amor hacia Aquel por cuya pobreza llegamos a ser ricos?

1ra parte; 2da parte

Problemas del evangelio de la prosperidad: no es tan bueno.

El evangelio de la prosperidad puede parecer –para muchos– algo bueno, excelente; pero al compararlo con el evangelio verdadero, el evangelio de Jesucristo, nos damos cuenta de que el evangelio de Jesucristo tiene más peso, el evangelio de Jesucristo es muchísimo mejor. En comparación con el evangelio de Jesucristo, el evangelio de la prosperidad no es lo suficientemente bueno.

Consideremos nuevamente Efesios 1:3: “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo” (Ef. 1:3). Nótese que Pablo bendice a Aquel (i.e. Dios Padre) que ya había bendecido tanto a él (Pablo) como a todo creyente (“Bendito sea el Dios… que nos ha bendecido”). Nosotros bendecimos a Dios no para que nos bendiga, sino porque Él ya nos ha bendecido. ¿Gracias a quién hemos sido bendecidos? Gracias a Cristo, en quien nuestra vida está escondida. ¿Cómo se describe toda esta bendición? Espiritual en los lugares celestiales. Dentro de toda esta bendición espiritual se encuentra nuestra elección (v. 4a), nuestra completa santificación (v. 4b), nuestra predestinación en amor y adopción (v. 5), nuestra aceptación ante Él (v. 6), nuestra redención (v. 7a), el perdón de nuestros pecados (v. 7b) y el Espíritu Santo habitando en nosotros (v. 13), que garantiza «una herencia incorruptible, inmaculada, y que no se marchitará, reservada en los cielos» (v. 14; cf. 1 P. 1:4). ¡Es con toda esta bendición espiritual y celestial que hemos sido bendecidos!

¿Te das cuenta por qué el evangelio de la prosperidad no se compara con el evangelio verdadero de Jesucristo? No hay nada mejor que ser adoptados como hijos de Dios; no hay nada mejor que ser aceptos, por Jesucristo, ante Dios; no hay nada mejor que la tercera persona de la trinidad (i.e. Espíritu Santo) habitando en nosotros. Lo celestial y eterno siempre es mejor que lo terrenal y temporal; lo que no se deteriora ni se agota siempre es mejor que lo que se deteriora y se agota; lo incorruptible siempre es mejor que lo corruptible.

Así que, cristiano, alégrate y bendice a Dios. Porque aunque ahora no tengas salud física, tú tienes la salud de tu alma (salvación); aunque ahora no tengas paz externa, tú has sido reconciliado con Dios por medio de Jesucristo (2 Co. 5:19); aunque seas pobre, eres rico espiritualmente (Ap. 2:9) –pobre mendigo es todo aquel que poseyendo todo en este mundo, no ha sido bendecido con toda bendición espiritual en los lugares celestiales. ¡Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo!

1ra parte; 2da parte

Problemas del evangelio de la prosperidad: no es bíblico.

El supuesto “evangelio” de la prosperidad proclama que Jesús, mientras caminó sobre esta tierra, fue un hombre rico y que Sus seguidores también deben serlo; proclama, también, que el deseo de Dios es que todos los Suyos disfruten de paz externa ininterrumpida, salud inquebrantable, etc. Dije supuesto “evangelio” porque el apóstol Pablo (inspirado por Dios) dejó claro en Gálatas 1:7 que sólo hay un evangelio –las buenas nuevas en Jesucristo: “No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo” (RVR1960); y también pronunció una fuerte maldición sobre cualquiera que anunciare otro evangelio: “Pero si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciara otro evangelio contrario al que os hemos anunciado, sea anatema” (v. 8).

Ahora, ¿cuáles son los problemas del evangelio de la prosperidad? El primer problema es que no es bíblico. Dios no ha prometido que los Suyos tendrán una salud inquebrantable, puede que a muchos Él les repita las mismas palabras que le dijo al apóstol: “Te basta mi gracia, pues mi poder se perfecciona en la debilidad” (2 Co. 12:9). Dios no ha prometido que los Suyos disfrutaran de paz externa ininterrumpida, Jesucristo dijo a Sus discípulos: “Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tenéis tribulación”, pero agrego, “confiad, yo he vencido al mundo” (Jn. 16:33). Dios no ha prometido que los Suyos serán ricos, Jesucristo dijo de sí mismo: “Las zorras tienen madrigueras y las aves del cielo nidos, pero el Hijo del Hombre no tiene dónde recostar la cabeza” (Mt. 8:20).

Sí, es cierto que nuestro Señor Jesucristo, siendo rico, se hizo pobre; para que nosotros fuésemos enriquecidos (2 Co. 8:9). Pero, esas riquezas no son relojes Rolex, no son un Bugatti y un Mercedes-Benz, no son las últimas tabletas del mercado; más bien, son riquezas espirituales. El evangelio de la prosperidad dice algo como esto: “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que te bendecirá con toda bendición terrenal –si le ofrendas”. Sin embargo, el evangelio verdadero, el evangelio de Jesucristo dice lo siguiente: “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo” (Efesios 1:3).

1ra parte; 2da parte