Silueta de hombre y mujer

Hombre y mujer: iguales y diferentes.

El 22 de mayo del presente año (2019), el actual Ministro de educación de la República Dominicana –Antonio Peña Mirabal– firmó la Orden Departamental No. 33-2019 mediante la cual se establece como prioridad el “diseño e implementación de la política de género” en las escuelas. Se teme que esto sea otro intento por introducir enseñanzas inmorales y dañinas en la nación.

La Directora de Educación de Género y Desarrollo del MINERD respondió que esto no está motivado por ninguna agenda excepto la búsqueda de “igualdad real” entre hombres y mujeres.

Dios, el Creador de todo, dice en la Biblia que Él creó al hombre y a la mujer iguales en dignidad, pero con diferentes roles. A esto se le conoce como complementarismo.

IGUALES EN DIGNIDAD

En el relato bíblico de la creación, Génesis 1, se nos dice: “Creó, pues, Dios al hombre a imagen suya, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó” (v. 27). La imagen y semejanza de Dios es lo que separa al hombre –varón y hembra– del resto de la creación: el hombre –varón y hembra– es de más valor que los animales y las cosas; por lo tanto, merece ser muy respetado. Ahora, nótese en el versículo que tanto el varón como la hembra son portadores de la imagen de Dios.

En Gálatas 3:28 se dice acerca de aquellos que están en Cristo –lo cual es cierto de todo cristiano verdadero–: “No hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay hombre ni mujer; porque todos sois uno en Cristo Jesús”. Eso no quiere decir que los cristianos pierden su sexo, sino que todos –incluyendo al hombre y a la mujer– reciben las mismas bendiciones compradas por Cristo Jesús. Uno no es más importante que otro. Las mujeres no son ciudadanas de segunda categoría en el reino de los cielos.

DIFERENTES ROLES

Desde el principio nos topamos con que el hombre y la mujer tienen diferentes roles. En Génesis 2:18 y 22 dice: “Y el Señor Dios dijo: No es bueno que el hombre esté solo; le haré una ayuda idónea… Y de la costilla que el Señor Dios había tomado del hombre, formó una mujer y la trajo al hombre”. La mujer es ayuda idónea del hombre. Y eso no es deshonroso en lo absoluto, sino honroso: la mujer puede brindar una ayuda al hombre que éste último no puede encontrar en otro ser creado. Es el feminismo, como dijo G. K. Chesterton, el que “enseña extrañamente que la mujer es libre cuando sirve a su jefe, pero que es esclava cuando ayuda a su marido”.

A partir de las palabras de Dios en Génesis 3:16-19 podemos inferir que los roles del hombre y la mujer son los siguientes –aunque no única y exclusivamente–: el hombre es el principal proveedor y la mujer es responsable de criar a los hijos.

Dije “no única y exclusivamente” porque el hombre también debe involucrarse en la crianza de los hijos (Pro. 4:1ss) y la mujer también puede trabajar para proveer para su familia (Pro. 31:10ss).

En Efesios 5 se llama a las casadas a estar «sometidas a sus propios maridos como al Señor» (v. 22). Y se llama a los maridos a amar a sus esposas «así como Cristo amó a la iglesia y se dio a sí mismo por ella» (v. 25).

Ya hemos hablado acerca de la razón de ese mandamiento. Y también hemos aclarado que éste no promueve la violencia contra la mujer. Basta decir que el amor del esposo es el que lo mueve a darse a ella, a guiarla tiernamente, a proveer para ella y a cuidar de ella.

CONCLUSIÓN

Tener diferentes roles y ser iguales en dignidad no son verdades que se excluyen mutuamente. Según la Biblia, el hombre y la mujer son iguales en dignidad, pero con diferentes roles.

El ejemplo de Dios Padre y Dios Hijo es evidencia de lo dicho anteriormente. 1 Corintios 11:3 dice: “Pero quiero que sepáis que la cabeza de todo hombre es Cristo, y la cabeza de la mujer es el hombre, y la cabeza de Cristo es Dios”. Nótese que se dice que Dios es la cabeza de Cristo. Y aunque Cristo se sometió a Dios Padre, no por eso pasó a ser menos. Cristo es Dios mismo, merecedor de la misma confianza, amor y adoración.

Como Cristo no tiene menos dignidad que Dios Padre al someterse a Él, la mujer no tiene menos dignidad que el hombre al someterse a éste.

Publicado por

Misael Susaña

Misael Susaña nació en República Dominicana, fue salvado a la edad de trece años y actualmente es miembro de Iglesia Fundamento Bíblico. Es maestro de Inglés y de Biblia. Estudió Teología Sistemática en la Academia de la Gracia (Reformed Baptist Seminary) y ha participado en varios diplomados. Desde el 2008, ha publicado regularmente artículos bíblicos en su blog (www.gustadaDios.com). Misael, teniendo en mente Salmos 34:8, prefiere describirse a sí mismo como un «Catador de la bondad de Dios y feliz promotor de ésta; para Su gloria y el beneficio [en Él] del creyente».

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s