¿Es bíblica la trinidad?: el Espíritu Santo.

La herejía de Arrio (arrianismo) también enseña que el Espíritu Santo no es una persona, sino meramente la fuerza o el poder de Dios. Pero, la Biblia nos presenta al Espíritu Santo como una persona, la tercera persona de la trinidad.

Como una persona, el Espíritu Santo

  • Habla: “Mientras ministraban al Señor y ayunaban, el Espíritu Santo dijo: Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a la que los he llamado” (Hch. 13:2).
  • Tiene voluntad: “Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, distribuyendo individualmente a cada uno según la voluntad de El” (1 Co. 12:11).
  • Intercede: “Y de la misma manera, también el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; porque no sabemos orar como debiéramos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles” (Ro. 8:26).
  • Enseña: “Pero el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, El os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que os he dicho” (Jn. 14:26).
  • Puede ser entristecido: “Y no entristezcáis al Espíritu Santo de Dios, por el cual fuisteis sellados para el día de la redención” (Ef. 4:30).

También, hay varios pasajes en la Biblia donde se distingue, se marca una diferencia entre el Espíritu Santo y el poder divino: “Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso lo santo que nacerá será llamado Hijo de Dios” (Lc. 1:35); “Jesús regresó a Galilea en el poder del Espíritu, y las nuevas acerca de El se divulgaron por toda aquella comarca” (4:14); “pero recibiréis poder cuando el Espíritu Santo venga sobre vosotros; y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra” (Hch. 1:8); “Vosotros sabéis cómo Dios ungió a Jesús de Nazaret con el Espíritu Santo y con poder, el cual anduvo haciendo bien y sanando a todos los oprimidos por el diablo; porque Dios estaba con El” (10:38).

A lo largo de la Biblia vemos que, dentro de la trinidad, ciertamente hay una subordinación económica; es decir, en la forma en que Dios opera. Pero, es también cierto que no hay tal subordinación en esencia que el arrianismo enseña. La tercera persona de la trinidad, el Espíritu Santo, es completamente Dios:

  • En el Salmo 95:7-11 se dice: “Si oís hoy su voz [de Dios], no endurezcáis vuestro corazón como en Meriba, como en el día de Masah en el desierto” (vv. 7,8). Después, el salmista pasa a recordar como Dios fue tentado (v. 9), como Dios se disgustó (v. 10) y como hizo un juramento (v. 11). Es interesante leer en Hebreos 3:7-11 como el autor atribuye al Espíritu Santo todo lo que se dice de Dios en el Salmo 95:7-11. El autor de Hebreos comienza diciendo: “como dice el Espíritu Santo”.
  • En Hechos 5:3 leemos que el apóstol Pedro le hizo la siguiente pregunta a Ananías: “Mas Pedro dijo: Ananías, ¿por qué ha llenado Satanás tu corazón para mentir al Espíritu Santo, y quedarte con parte del precio del terreno?”. ¿A quién mintió Ananías? Al Espíritu Santo. En el siguiente versículo, versículo 4, el mismo apóstol Pedro hizo la siguiente declaración: “No has mentido a los hombres sino a Dios”. Es decir, el Espíritu Santo es Dios mismo.
  • 2 Corintios 3:17 dice claramente: “Ahora bien, el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, hay libertad”.

ALGUNOS ATRIBUTOS Y OBRAS DE DIOS QUE SE ADSCRIBEN AL ESPÍRITU SANTO

  • Omnipresencia: “¿Adónde me iré de tu Espíritu, o adónde huiré de tu presencia?” (Sal. 139:7).
  • Sabiduría: “¿Quién guió al Espíritu del SEÑOR, o como consejero suyo le enseñó? ¿A quién pidió consejo y quién le dio entendimiento? ¿Quién le instruyó en la senda de la justicia, le enseñó conocimiento, y le mostró el camino de la inteligencia?” (Is. 40:13,14).
  • Omnisciencia: “Pero Dios nos las reveló por medio del Espíritu, porque el Espíritu todo lo escudriña, aun las profundidades de Dios” (1 Co. 2:10).
  • Soberanía: “Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, distribuyendo individualmente a cada uno según la voluntad de El” (1 Co. 12:11).
  • Eternidad: “¿cuánto más la sangre de Cristo, el cual por el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, purificará vuestra conciencia de obras muertas para servir al Dios vivo?” (Heb. 9:14).
  • Creador: “El Espíritu de Dios me ha hecho, y el aliento del Todopoderoso me da vida” (Job. 33:4).
  • Salvador: “Jesús respondió: En verdad, en verdad te digo que el que no nace de agua y del Espíritu no puede entrar en el reino de Dios” (Jn. 3:5).

1ra parte; 2da parte; 3ra parte

Un pensamiento en “¿Es bíblica la trinidad?: el Espíritu Santo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s