Acerca de Misael Susaña

Misael Susaña nació en República Dominicana, fue salvado a la edad de trece años y actualmente es miembro de Iglesia Fundamento Bíblico. Es estudiante de Publicidad, mención Creatividad y Gerencia. Estudió Teología Sistemática en la Academia de la Gracia (Reformed Baptist Seminary) y ha participado en varios diplomados. Desde el 2008, ha publicado regularmente artículos bíblicos en su blog (www.gustadaDios.com). Misael, teniendo en mente Salmos 34:8, prefiere describirse a sí mismo como un «Catador de la bondad de Dios y feliz promotor de ésta; para Su gloria y el beneficio [en Él] del creyente».

¿Cuánto ama Jesucristo a los Suyos?

Hay una oración de tres palabras que se imprime en etiquetas, se canta en canciones, se usa en el evangelismo, se lee en libros y se escucha en sermones. Esa oración es: Jesús te ama. Y todos nosotros corremos el peligro de acostumbrarnos a esta verdad de tal manera que ya no nos maraville. Pero, aquí está la Palabra de Dios para mantenernos asombrados ante esa maravillosa verdad.

El simple hecho de que nosotros, pecadores que éramos enemigos de Dios, seamos el objeto de ese amor que llevó a Jesucristo a dar Su vida es algo maravilloso en sí mismo. Pero eso no es todo, ¿cuánto ama Jesucristo a los Suyos? Los primeros versículos de Filipenses 1 nos ayudarán a responder a esa pregunta.

Aunque es cierto que los primeros versículos de Filipenses 1 hablan acerca del amor de Pablo hacia los cristianos filipenses, en el versículo 8 se dice algo que no podemos darnos el lujo de ignorar: “Porque Dios me es testigo de cuánto os añoro a todos con el entrañable amor de Cristo Jesús”. Eso significa que el amor que Pablo estaba demostrando era un reflejo del amor de Jesucristo hacia cada creyente. Sigue leyendo

Nunca te dejaré ni desampararé.

Joven alejándose

Una de las promesas que Dios ha repetido a los Suyos a lo largo de la historia es: “No te dejaré ni te desampararé” (Deu. 31:8; Jos. 1:5; Sal. 94:14; Is. 41:17; Heb. 13:5). ¡Cuánto consuelo tenemos en esta promesa!

El Dios con quien hemos sido reconciliados, gracias a Jesucristo, nunca jamás se apartará de nosotros –bajo ninguna circunstancia–. Él no nos dejará en ningún servicio al cual Él nos llame. Él no nos desamparará en ninguna necesidad o aflicción en la cual nos encontremos. Más bien, siempre será nuestro Ayudador (estará con y por nosotros). Por lo tanto, no hay nada que temer. Spurgeon dijo:

“Sé osado para creer, pues Él ha dicho: ‘No te desampararé ni te dejaré’. En esta promesa Dios da a su pueblo todas las cosas. ‘Yo no te dejaré’. Ningún atributo de Dios dejará de ser empleado para nuestro bien. ¿Dios es poderoso? Entonces manifestará su poder en bien de los que en Él confían. ¿Es amor? Entonces con amor desinteresado tendrá misericordia de nosotros. Cualquier atributo que forme parte de su carácter de la deidad, será empleado en tu favor” (Lecturas matutinas, Febrero 23).

Ahora, el consuelo que tenemos en esta promesa se vuelve fortísimo cuando consideramos que Aquel que promete es omnisciente. Él no es como aquel novio que le dice a su novia que siempre la amará, pero cuyo amor se apaga con el pasar del tiempo. Él no es como esa esposa que dijo en el altar “hasta que la muerte nos separe”, pero que en verdad significó “hasta que la enfermedad nos separe” o “hasta que la pobreza nos separe”.

Dios conoce todo acerca de ti justo ahora y Él sabe todo lo que pasará en el futuro; y Él te dice: “No te dejaré ni te desampararé”. Eso implica que ninguna debilidad que puedas mostrar hará que la promesa de Dios tambalee; eso implica que ningún pecado que puedas cometer tomará a Dios por sorpresa. Termino con la siguiente estrofa del himno Cuán firme cimiento se ha dado a la fe:

“Al alma que anhele la paz que hay en Mí,
Jamás en sus luchas la habré de dejar;
Si todo el infierno la quiere perder,
¡Yo nunca, no, nunca, la puedo olvidar!”.

La fuente, el sustento y el fin de todo.

Alguien dijo que la teología existe para la doxología. Dicho de otra manera, que la doctrina acerca de Dios debe llevarnos a la alabanza a Dios. Y encontramos un claro ejemplo de eso en Romanos. Después de que el apóstol Pablo se pasara once capítulos del libro de Romanos explicando qué es el evangelio, él pasa a alabar a Dios en los últimos cuatro versículos de Romanos 11. Dentro de esos versículos, se encuentra el versículos 36, el cual quiero que consideremos brevemente:

“Porque de El, por El y para El son todas las cosas. A El sea la gloria para siempre. Amén”.

¿Quién es “El” en este versículo? Obviamente el Dios trino (véase Colosenses 1:16 en donde se dice lo mismo, pero específicamente de Jesucristo). Y según este versículo, todas las cosas son de, por y para Dios.

DE DIOS

Todas las cosas que existen fueron creadas por Dios y, por lo tanto, les pertenecen a Dios:

  • sin embargo, para nosotros hay un solo Dios, el Padre, de quien proceden todas las cosas y nosotros somos para El; y un Señor, Jesucristo, por quien son todas las cosas y por medio del cual existimos nosotros” (1 Co. 8:6).
  • Porque así como la mujer procede del hombre, también el hombre nace de la mujer; y todas las cosas proceden de Dios” (1 Co. 11:12).
  • en estos últimos días nos ha hablado por su Hijo, a quien constituyó heredero de todas las cosas, por medio de quien hizo también el universo” (Heb. 1:2).

POR DIOS

Todas las cosas que existen no tan solo fueron creadas por Dios y pertenecen a Él; sino que también son sustentadas y gobernadas por Dios:

  • El es el resplandor de su gloria y la expresión exacta de su naturaleza, y sostiene todas las cosas por la palabra de su poder. Después de llevar a cabo la purificación de los pecados, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas” (Heb. 1:3).
  • Y El es antes de todas las cosas, y en El todas las cosas permanecen” (Col. 1:17).
  • que declaro el fin desde el principio y desde la antigüedad lo que no ha sido hecho. Yo digo: “Mi propósito será establecido, y todo lo que quiero realizaré.”” (Is. 46:10).

PARA DIOS

Todas las cosas que existen fueron creadas para mostrar la gloria de Dios; para mostrar Su grandeza, Su hermosura, Su majestad y así dar gloria a Su nombre:

  • Los cielos proclaman la gloria de Dios, y la expansión anuncia la obra de sus manos” (Sal. 19:1).
  • a todo el que es llamado por mi nombre y a quien he creado para mi gloria, a quien he formado y a quien he hecho” (Is. 43:7).

John MacArthur dijo: “Dios es la fuente, el sustentador y el fin lógico y justo de todo lo que existe”. ¡Y sólo a ese Dios sea la gloria para siempre!

Eternamente exaltado – Sovereign Grace Music

LETRAS

Desde Su esplendor de gloria
Jesús, al mundo descendió
Tomó la forma de un siervo
Jesús, en la cruz murió
Quiso Dios quebrantarle
Como ofrenda de expiación
Cumplió toda justicia
Y en victoria resucitó

CORO:
Eternamente exaltado
Nombre sin igual
Digno de adorar
Sólo Tú reinas en gloria
Cristo eres Rey
Sobre todo ser
Tu nombre sobre todo es
Nombre altísimo
Te exaltaré

La tumba ya está vacía
Jesús, cordero que venció
El cielo a una voz le adora
Jesús, el Padre lo exaltó
A Él sea el dominio
La honra y la majestad
Sabiduría y gloria
Por toda la eternidad

PUENTE:
Rendido hoy, proclamaré
Que Tú eres Señor

Música por Pat Sczebel y Joel Sczebel, letra original por Pat Sczebel
© 2011 Sovereign Grace Worship (ASCAP)