3 verdades sobre el cristiano y el pecado.

1. EL CRISTIANO HA MUERTO AL PECADO

“Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios. Cuando Cristo, nuestra vida, sea manifestado, entonces vosotros también seréis manifestados con El en gloria” (Colosenses 3:3, 4).

El cristiano ha sido unido espiritualmente a Jesucristo. Cuando Jesucristo murió, el cristiano también murió al pecado. Cuando Jesucristo resucitó, al cristiano se le dio vida para con Dios. Lo segundo es tan cierto como lo primero. Morir al pecado y vivir para con Dios significa que ahora se tiene la capacidad de desear a Dios y hacer las cosas que a Él le agradan.

2. EL CRISTIANO DEBE MATAR AL PECADO

“Por tanto, considerad los miembros de vuestro cuerpo terrenal como muertos [Lit., dad muerte a los miembros que están sobre la tierra] a la fornicación, la impureza, las pasiones, los malos deseos y la avaricia, que es idolatría” (Colosenses 3:5).

Aunque ciertamente el cristiano ya ha muerto al pecado, todavía el pecado mora en él (a esto se le llama “pecado remanente”). El pecado ha perdido su dominio en el cristiano, pero todavía tiene fuerza. Y es por eso que no siempre deseamos a Dios y no siempre hacemos las cosas que a Él le agradan. Debemos, pues, dar muerte al pecado remanente. Dar muerte al pecado significa luchar contra el pecado, en dependencia del Espíritu Santo, no satisfaciendo los deseos de la carne para que estos se debiliten.

3. EL CRISTIANO ES AQUEL QUE LUCHA

“Pues la ira de Dios vendrá sobre los hijos de desobediencia por causa de estas cosas, en las cuales vosotros también anduvisteis en otro tiempo cuando vivíais en ellas” (Colosenses 3:6, 7).

Lo que diferencia a un no-cristiano de un cristiano no es que el primero siempre peca, mientras que el segundo nunca peca. Lo que los diferencia es: un no-cristiano tiene un estilo de vida o una práctica ininterrumpida (ni por tristeza debido al pecado ni por un resistir la tentación) de pecado; pero un cristiano presenta oposición al pecado, tiene el firme propósito y esfuerzo de hacer morir todo lo pecaminoso que queda en su vida. Y aunque hay tropiezos, también hay victorias (1 Jn. 5:4). Y aunque el progreso es lento, éste es seguro (1 Ti. 4:15).

Hogar, dulce hogar.

El cielo será un universo sin la maldición, listo para ser explorado y disfrutado como nunca antes por una iglesia ya glorificada. El cielo será Dios morando y teniendo comunión con Su pueblo. Y en el cielo todo será bueno, sin defecto.

► ESCUCHAR | ▼ DESCARGAR

¿Dónde está el amor?

Ese amor real, grande y que tanto necesitamos se encuentra en la Cruz de Jesucristo. Y es cuando hemos experimentado ese amor, que entonces lo daremos a quienes están a nuestro alrededor.

► ESCUCHAR | ▼ DESCARGAR

Datos sobre el aborto en EUA.

¿QUIÉN ABORTA?

  • En el 2013 las mujeres solteras representaron el 85.2% de todos los abortos.
  • Las mujeres en sus 20 años representaron la mayoría de los abortos en el 2013 y tuvieron la tasa más alta de aborto.
  • Las adolescentes menores de 15 años obtuvieron un .03% de todos los abortos en el 2013; las mujeres de 15-19 años representaron el 11.4%.
  • Porcentaje de abortos reportados por edad de la madre:

<15 años

15–19 años

20–24 años

25–29 años

30–34 años

35–39 años

≥40 años

0.3%

11.4%

32.7%

25.9%

16.8%

9.2%

3.6%

  • Las mujeres viviendo con un compañero con quienes no están casadas representan el 25% de los abortos, pero sólo el 10% de las mujeres de la población.
  • En el 2013 las mujeres que no habían abortado en el pasado representaron el 55% de todos los abortos; las mujeres con uno o dos abortos previos representaron el 36.2% y las mujeres con tres o más abortos previos representaron el 8.8%.
  • Entre las mujeres que consiguieron abortos en el 2013, el 40.2% no tuvo nacimientos vivos previos; el 45.6% tuvo uno o dos nacimientos vivos previos y el 14.1% tuvo tres o más nacimientos vivos previos.
  • Las mujeres negras fueron 3.75 veces más propensas a tener un aborto que las mujeres blancas en el 2013.
  • La tasa de aborto de las mujeres no-metropolitanas es la mitad del de las mujeres que viven en países metropolitanos.
  • La tasa de aborto de las mujeres con cobertura Medicaid es tres veces tan alta como el de las otras mujeres.
  • En el 2014 el 30% de las mujeres que abortaron se identificaron a sí mismas como Protestantes y el 24% se identificaron a sí mismas como Católicas.

Sigue leyendo