Cuando Dios canta.

MicrófonoSabemos que Dios está airado contra el impío todos los días (Sal. 7:11) y que siente deseos de vomitar cuando Él ve lo que el impío hace (Is. 64:6). Pero, ¿qué hacia aquel que es cristiano? Hay cristianos que piensan que cuando Dios los mira –en el mejor de los casos– Él no hace, ni siente, ni dice nada. Pero el profeta Sofonías tiene una opinión muy diferente. Este profeta (inspirado por Dios) dice:

“El Señor tu Dios está en medio de ti, guerrero victorioso; se gozará en ti con alegría, en su amor guardará silencio, se regocijará por ti con cantos de júbilo” (Sofonías 3:17).

Según este versículo, el gozo que hace que el corazón de Dios se alegre es el mismo gozo que hace que Dios cante: “se regocijará por ti con cantos de júbilo”. Siempre debemos ser cuidadosos de hablar lo que la Biblia habla y como la Biblia habla: Dios no adora a Su pueblo, somos nosotros quienes adoramos a Dios. Pero no es menos cierto que Dios se regocija sobre Su pueblo con cánticos. Sam Storms pregunta: “Si Dios puede hablar, ¿por qué no cantar?”. Sigue leyendo

¡Bendiciones, cuántas tienes ya!

Predicador: Pastor Sugel Michelén.
Pasaje bíblico: 1 Corintios 1:1-9.

Si nosotros somos cristianos, son innumerables las bendiciones que disfrutamos como individuos y como iglesia. Todo eso en virtud de nuestra unión con Él. Sin embargo, muchas veces permitimos que los problemas y dificultades nos arropen de tal manera que terminamos perdiendo de vista los enormes privilegios que disfrutamos aquí y ahora; y los que vamos a disfrutar en la presencia de Dios por los siglos de los siglos.

En todo el Nuevo Testamento nosotros no encontramos una iglesia que posea un catálogo más variado de problemas que la iglesia de Corinto. Sin embargo, Pablo tenía ojos para ver la obra que Dios estaba haciendo en medio de ellos. ¿Cuáles son las evidencias que Pablo menciona de la obra de Dios en la iglesia en Corinto?

EVIDENCIAS DE GRACIA

La existencia de esta carta: “Pablo, llamado a ser apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios” (v. 1). A pesar de todos sus problemas en Corinto, el Señor no se había olvidado de ellos. En Su infinita bondad el Dios del cielo estaba atento y vigilante a lo que estaba sucediendo en esta iglesia. Y había decidido enviarles Su Palabra para darles a conocer lo que Él pensaba al respecto.

Su existencia como iglesia: “a la iglesia de Dios que está en Corinto” (v. 2). Pablo había sido el instrumento humano que Dios había utilizado para la edificación de esta iglesia, pero el creador de esta iglesia era Dios. Dios los había escogido desde antes de la fundación del mundo y en su momento Él comenzó a llamar a hombres y mujeres al arrepentimiento y providencialmente comenzó a congregarlos a todos en una iglesia local. Sigue leyendo