¿Es lícito para un cristiano consumir libros, películas y música “no-cristianas”? [II]

En el artículo anterior vimos que es lícito para un cristiano consumir libros, películas y música “no-cristianas” en donde podamos ver reflejos de la imagen de Dios en el hombre (como cuando se dice verdad). ¿Quiere decir eso que es lícito consumir absolutamente todo libro, película o música sin excepción? No. Nótese que dije: “… en donde podamos ver reflejos de la imagen de Dios en el hombre (como cuando se dice verdad)”. Y es una cosmovisión bíblica la que nos permitirá ver los reflejos de la imagen de Dios en el hombre o identificar la verdad.

En este artículo me gustaría ser más específico al decir cuáles son los libros, películas y música que no debemos consumir o que no debemos volver a consumir. Pero antes de llegar allí, debemos saber que porque un libro, una película o una canción relate el pecado no significa que debe ser evitado necesariamente. Si eso fuera así, entonces tendríamos que evitar muchas historias y escenas de pecado que se relatan en la Biblia. Lo más importante es cómo se responde ante el pecado. Sigue leyendo

¿Es lícito para un cristiano consumir libros, películas y música “no-cristianas”? [I]

Ojo

Cuando Dios creó al hombre (varón y hembra), Él lo hizo «a [Su] imagen, conforme a [Su] semejanza» (Gén. 1:26). Eso significa que el hombre reflejaría ciertos atributos de Dios y así le daría gloria. El hombre tendría la capacidad de pensar, de ser creativo, de comunicarse, de sentir, de actuar, de tener autoridad sobre la creación hasta cierto punto, de hacer lo que es moralmente bueno.

Con la entrada del pecado al mundo (Génesis 3) la imagen de Dios en el hombre fue afectada de tal manera que fue distorsionada; pero no fue afectada hasta tal punto de ser eliminada completamente (véase Génesis 9:6). Aunque el hombre es malo y no puede ganarse la salvación por sus obras, no es menos cierto que Dios no ha dejado al hombre ser tan malo como pudiera ser y en éste todavía podemos ver reflejos de la imagen de Dios –aun si no es cristiano–. Sigue leyendo

Acerca de la oración.

Hombre de rodillas orando en la playa

¿QUÉ ES LA ORACIÓN?

La oración es la comunicación del alma con Dios para reconocer Su santidad, darle gracias, pedirle que se haga Su voluntad y que provea las necesidades físicas y espirituales nuestras y de otras personas.

¿POR QUÉ ORAR SI DIOS SABE LO QUE VAMOS A PEDIR?

Véase “Si Dios sabe lo que pediremos, ¿por qué orar?”.

¿PUEDE LA ORACIÓN CAMBIAR LAS COSAS?

Según Santiago, una de las razones por las que no tenemos ciertas cosas es porque no pedimos: “No tenéis, porque no pedís” (Stg. 4:2). Y el mismo Santiago habla de un cristiano común y corriente que oró para que no lloviera, y no llovió; y después oró para que lloviera, y llovió (Stg. 5:17, 18).

En la Biblia hay múltiples ejemplos que nos dicen claramente que la oración cambia las cosas. Todo eso debido a que la oración es un medio que Dios utiliza para cumplir Sus planes eternos. Sigue leyendo

Datos sobre el aborto en EUA.

¿QUIÉN ABORTA?

  • En el 2013 las mujeres solteras representaron el 85.2% de todos los abortos.
  • Las mujeres en sus 20 años representaron la mayoría de los abortos en el 2013 y tuvieron la tasa más alta de aborto.
  • Las adolescentes menores de 15 años obtuvieron un .03% de todos los abortos en el 2013; las mujeres de 15-19 años representaron el 11.4%.
  • Porcentaje de abortos reportados por edad de la madre:

<15 años

15–19 años

20–24 años

25–29 años

30–34 años

35–39 años

≥40 años

0.3%

11.4%

32.7%

25.9%

16.8%

9.2%

3.6%

  • Las mujeres viviendo con un compañero con quienes no están casadas representan el 25% de los abortos, pero sólo el 10% de las mujeres de la población.
  • En el 2013 las mujeres que no habían abortado en el pasado representaron el 55% de todos los abortos; las mujeres con uno o dos abortos previos representaron el 36.2% y las mujeres con tres o más abortos previos representaron el 8.8%.
  • Entre las mujeres que consiguieron abortos en el 2013, el 40.2% no tuvo nacimientos vivos previos; el 45.6% tuvo uno o dos nacimientos vivos previos y el 14.1% tuvo tres o más nacimientos vivos previos.
  • Las mujeres negras fueron 3.75 veces más propensas a tener un aborto que las mujeres blancas en el 2013.
  • La tasa de aborto de las mujeres no-metropolitanas es la mitad del de las mujeres que viven en países metropolitanos.
  • La tasa de aborto de las mujeres con cobertura Medicaid es tres veces tan alta como el de las otras mujeres.
  • En el 2014 el 30% de las mujeres que abortaron se identificaron a sí mismas como Protestantes y el 24% se identificaron a sí mismas como Católicas.

Sigue leyendo