¡Bendiciones, cuántas tienes ya!

Predicador: Pastor Sugel Michelén.
Pasaje bíblico: 1 Corintios 1:1-9.

Si nosotros somos cristianos, son innumerables las bendiciones que disfrutamos como individuos y como iglesia. Todo eso en virtud de nuestra unión con Él. Sin embargo, muchas veces permitimos que los problemas y dificultades nos arropen de tal manera que terminamos perdiendo de vista los enormes privilegios que disfrutamos aquí y ahora; y los que vamos a disfrutar en la presencia de Dios por los siglos de los siglos.

En todo el Nuevo Testamento nosotros no encontramos una iglesia que posea un catálogo más variado de problemas que la iglesia de Corinto. Sin embargo, Pablo tenía ojos para ver la obra que Dios estaba haciendo en medio de ellos. ¿Cuáles son las evidencias que Pablo menciona de la obra de Dios en la iglesia en Corinto?

EVIDENCIAS DE GRACIA

La existencia de esta carta: “Pablo, llamado a ser apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios” (v. 1). A pesar de todos sus problemas en Corinto, el Señor no se había olvidado de ellos. En Su infinita bondad el Dios del cielo estaba atento y vigilante a lo que estaba sucediendo en esta iglesia. Y había decidido enviarles Su Palabra para darles a conocer lo que Él pensaba al respecto.

Su existencia como iglesia: “a la iglesia de Dios que está en Corinto” (v. 2). Pablo había sido el instrumento humano que Dios había utilizado para la edificación de esta iglesia, pero el creador de esta iglesia era Dios. Dios los había escogido desde antes de la fundación del mundo y en su momento Él comenzó a llamar a hombres y mujeres al arrepentimiento y providencialmente comenzó a congregarlos a todos en una iglesia local. Sigue leyendo

Te doy gracias – Jonathan & Sarah Jerez

LETRAS

Cuando sale el sol temprano cada día
Es tu gracia que me da aliento de vida
En ti vivimos, nos movemos y existimos
Por orden de tu voz
Tu presencia me refresca en la mañana
Me alimenta y me sustenta tu Palabra
Tu favor y bien rodean mi camino
Por tu constante amor

CORO:
Te doy gracias
Grandes son tus obras, Oh Señor
Te doy gracias
Por tu fidelidad, bondad y amor
Te doy gracias
Grandes son tus obras, Oh Señor
Te doy gracias
Mi alma te bendice hoy

Tu demuestras que me amas y me cuidas
Y me suples siempre el pan de cada día
Nada bueno tú retienes a tus hijos
Eres mi proveedor
Al oscurecer, cuando llega la noche
Tu me libras de ansiedades y temores
Es tu mano mi refugio y mi descanso
Eres mi guardador

PUENTE:
Padre, ¿Cómo he de dudar de tus bondades?
Si a tu Hijo unigénito entregaste
Me has llamado por mi nombre y me salvaste
Agradecido estoy

© Jerez Music 2017 Letra & Música por Federico Alvarez, Jonathan Jerez, Sarah Jerez, José R. Peña y Odrys Queliz

¿Quién eres tú?: Bendecido

“Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo” (Efesios 1:3).

Bendecido“Bendecir” significa elogiar, hablar bien de alguien. Sin embargo, cuando Dios nos bendice Él está más que deseando que cosas buenas vengan a nosotros, Él está haciendo que cosas buenas vengan a nosotros. Y cuando nosotros bendecimos a Dios no estamos diciendo cosas buenas para que Él parezca bueno cuando no lo es; más bien estamos reconociendo cuán bueno es Dios realmente.

En este versículo encontramos al apóstol Pablo hablando bien de Dios, reconociendo cuán bueno es Él; un Dios que hizo que una serie de cosas buenas, que tú no tenías, vinieran a ti. El evangelio de la prosperidad distorsiona este versículo de la siguiente manera: “bendice al Dios y Padre del Señor Jesucristo para que te bendiga con toda bendición material”. Pero según este versículo, y el resto de la Biblia, Dios es el que inicia. No bendecimos a Dios para ganarnos Su bendición, bendecimos a Dios porque Él ya nos ha bendecido a pesar de que no lo merecíamos. Él te bendijo con toda bendición espiritual y eterna.

¿Cuáles son las bendiciones con las que Dios te ha bendecido? Pablo las menciona en los siguientes versículos: la elección, la predestinación, el perdón, la herencia y el sello del Espíritu. Consideraremos cada una de esas bendiciones en los siguientes artículos.

Pero desde ya puedes gozarte en que sea cual sea tu situación actual, Dios te ha bendecido con bendiciones que ni se deterioran ni te serán quitadas. Y ya que eres bendecido, bendecir al Dios que te bendijo es la respuesta adecuada a lo que Dios ha hecho –¡bendice a Dios!

¿Quién eres tú? Eres Bendecido.

1ra parte; 2da parte; 3ra parte