Promesas.

LETRA

[Verso 1]
Dios de Abraham,
Eres Dios que cumplirá
Cada pacto hasta el final
Una y otra vez
Te has mostrado fiel y lo volverás hacer.

[Pre-Coro]
A pesar de la fuerte tempestad
Firme estaré
Y aprenderá este corazón
A confiar en Él.

[Coro]
Grande es Tu fidelidad a mí
Grande es Tu fidelidad a mí
Del amanecer a la anochecer
Yo te alabaré
Grande es Tu fidelidad a mí

[Verso 2]
El mundo pasará
Pero Tu palabra permanecerá
Y Tu historia testificará
Que eres la Verdad

[Puente]
Yo confiaré en Cristo
Anclado estoy en Él
Mi esperanza firme
Nunca me fallará

Su gracia me libró y me guiará.

La gracia que Dios mostró al rey David es la misma gracia que Dios sigue mostrando a cada uno de nosotros hoy; por ella debemos estar agradecidos y en ella debemos esperar.

► ESCUCHAR | ▼ DESCARGAR

Respuestas a las tres causales del aborto [III]

Antes de responder a las tres causales del aborto en el artículo anterior, vimos que la vida comienza desde la concepción (o desde el momento en el que el espermatozoide entra en el óvulo y da lugar al desarrollo del embrión). Por lo tanto, abortar es matar a una persona viva e inocente. Y eso es un pecado según la Biblia, aun si en la nación en donde vives el aborto es legal.

En Éxodo 21:22 y 23 encontramos lo siguiente: “Si algunos hombres luchan entre sí y golpean a una mujer encinta, y ella aborta, sin haber otro daño, ciertamente el culpable será multado según lo que el esposo de la mujer demande de él. Pagará según lo que los jueces decidan. Pero si hubiera algún otro daño, entonces pondrás como castigo, vida por vida”. Nótese que aunque el daño a la criatura en el vientre no fue intencional, el culpable debía ser penalizado por su negligencia. Y si aquella persona que accidentalmente causaba un aborto era penalizada, ¡mucho más lo será la persona que intencionalmente causa un aborto!

Ahora, ¿qué podemos decirle a una mujer que ya ha intencionalmente abortado –o a un médico que ha provocado intencionalmente un aborto–? Que si confiesas tu pecado y te arrepientes sinceramente, serás perdonada completamente. Porque aunque tu pecado es grande, el perdón que Dios ofrece en Jesucristo es mucho más grande. Y el rey David fue un ejemplo de eso que acabo de decir.

EL PECADO DE DAVID

La mayoría de las versiones (traducciones) de la Biblia titulan a 2 Samuel 11 como “David y Betsabé”. Eso debido a que en este capítulo se relata el adulterio que David cometió. Ahora, el adulterio de David no es el único pecado que se relata en este capítulo; también se relata como el rey le quitó la vida a una persona inocente.

Cuando se le dijo a David que Betsabé estaba embarazada, él trató de convencer a Urías (esposo de Betsabé) de que fuera a su casa y se acostara con su esposa –David estaba tratando de encubrir su pecado así–. Pero Urías no lo hizo. David, entonces, ordenó que pusieran a Urías al frente de la batalla más reñida para que fuera herido y muriera. Y así sucedió, Urías murió en batalla.

Continúa leyendo Respuestas a las tres causales del aborto [III]

Cuando ores, ora así.

Jesús espera que los cristianos oremos y nos enseñó a orar con “El Padrenuestro”, que es una oración modelo que contiene ideas o principios que deben estar presentes en nuestras oraciones.

► ESCUCHAR | ▼ DESCARGAR


Sermones de la serie: Ante el espejo de la Biblia | Cuando ores, ora así | ¡Cristianos, unidos!