La realidad de la muerte.

Muchos son los jóvenes jactanciosos que –porque aún no tienen la piel arrugada y aún mantienen sus fuerzas– creen que son mejores que los demás, que pueden hacer lo que quieran sin tener que dar cuentas y que nunca morirán. Ellos son los que gritan al encontrarse en una situación que amenaza sus vidas: “¡Soy muy joven para morir!”. ¿Es esto cierto?

Hebreos 9:27a dice: “Y así como está decretado que los hombres mueran una sola vez”. Te pregunto: ¿Eres tú un hombre (varón o hembra)? ¿Eres parte del género humano? Si estás leyendo esto, tu respuesta será afirmativa. Entonces sabe que tú algún día morirás, porque así está decretado o establecido para todos los hombres sin distinción. Sean los hombres Dominicanos o haitianos, ricos o pobres, jóvenes o ancianos; todos algún día morirán.

La muerte es una consecuencia del pecado. Génesis nos relata que después de que Adán y Eva desobedecieron a Dios al comer del fruto del árbol que se les había mandado no comer, Dios pronunció las siguientes palabras: “pues polvo eres, y al polvo volverás” (Gn. 3:19). Desde entonces vemos como todas las personas que han vivido sobre la tierra han muerto –Enoc (Gn. 5:24) y Elías (2 R. 2:11) son excepciones. En los centros educativos se enseña que el hombre nace, crece, se reproduce y muere. Ese es el ciclo natural de la vida; sin embargo, algunos no nacen, pero sí mueren (son abortados); algunos no crecen, pero sí mueren; algunos no se reproducen, pero sí mueren. Todo esto nos confirma que está decretado que los hombres mueran una sola vez, que la muerte es una realidad y esta realidad abarca a los jóvenes (10-19 años): “Según la definición de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el mundo, una de cada cinco personas es adolescente, 85% de ellos viven en países pobres o de ingresos medios y alrededor de 1.7 millones de ellos mueren al año1”.

CÓMO DEBES RESPONDER A ESTO: SIENDO AGRADECIDO.

Dios es descrito en la Biblia como la fuente de donde fluye toda buena dádiva y todo don perfecto (Stg. 1:17); Dios es descrito como quien hace salir Su sol sobre malos y buenos, y llover sobre justos e injustos (Mt. 5:45); Dios es descrito como quien da a todos vida y aliento y todas las cosas (Hch. 17:25) y como quien, en la persona de Jesucristo, sostiene todas las cosas por la palabra de su poder (Heb. 1:3). Que tú ahora estés leyendo esto es una gracia de Dios, que tu corazón siga latiendo es una gracia de Dios, que tú estés vivo es una gracia Dios; estas cosas son gracias de Dios que no merecemos. Por lo tanto, sé agradecido, da gracias a Dios.


1 http://scielo.unam.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1665-11462005000300010&lng=en&nrm=iso

1ra parte; 2da parte

Un pensamiento en “La realidad de la muerte.

  1. ME PARECE INCREIBLE QUE EXISTA GENTE COMO TU, NUNCA PENSE QUE ALGUIEN SE PREOCUPARA, COMO TU LO HACES, POR LOS OTROS, MUCHAS GRACIAS, MI PAPA SE FUE DE REPENTE, DIOS LO LLAMO…. ESPERO, ME AYUDO MUCHO LEER TU PAGINA, MUCHAS GRACIAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s