“Dejo de ser una modelo de Victoria’s Secret para ser una esposa de Proverbios 31”.

Mujer con vestido

Kylie Bisutti es una mujer que tuvo lo que muchas chicas hoy en día anhelan: después de ganar una competencia de modelaje en el 2009, Kylie se convirtió en un ángel de Victoria’s Secret –una popular compañía que diseña lencería y otros productos de belleza femenina–. Sin embargo, poco tiempo después, ella dejó de modelar debido a que eso no iba acorde con sus valores cristianos. Ella dijo: “Dejo de ser una modelo de Victoria’s Secret para ser una esposa de Proverbios 31”. Mientras muchos consideran que tal cosa es una estupidez, Dios lo considera sabio.

Proverbios 31:30 dice: “Engañosa es la gracia y vana la belleza, pero la mujer que teme al Señor, ésa será alabada”. El versículo habla acerca de la gracia, la belleza y el temor al Señor. Veamos brevemente cada una de éstas: La gracia hace referencia al buen o agradable trato que se tiene hacia otras personas. La belleza hace referencia al atractivo físico. Y el temor al Señor hace referencia a una confianza personal en Dios o, en otras palabras, a una relación cercana con Dios.

Este versículo de Proverbios 31 no quiere decir que tener un buen trato hacia otras personas (la gracia) y ser atractiva físicamente (la belleza) son pecados. La Biblia dice que Jesús crecía en gracia para con los hombres (Lc. 2:52). La Biblia también dice que Sara, una mujer santa que esperaba en Dios, era una mujer muy hermosa (Gn. 12:11, 14). Estas dos cualidades no son malas siempre y cuando sean vistas como secundarias.

Este versículo de Proverbios 31 sí quiere decir que tener una confianza personal en Dios o una relación cercana con Él es mejor que tener gracia y tener belleza. La gracia es engañosa porque puede ser fingida. Y la belleza es vana porque es fugaz. Pero una mujer que teme al Señor será alabada por los hombres y es de grande estima delante de Dios.

¿Cómo luce una mujer para quien el temor al Señor es lo más importante? Ella buscará temer al Señor primeramente; ella buscará agradar a Dios antes que a los hombres y no descuidará su relación con Dios debido a un exagerado cuidado de su apariencia física. ¿Cómo luce un hombre para quien el temor al Señor es lo más importante? Él buscará para sí a una mujer que tema al Señor primeramente; él no buscará para sí a una mujer con gracia y hermosura pero que no teme al Señor.