¿Qué diferencia hay entre las escenas crudas de la Biblia y Deadpool?

Deadpool

Deadpool es una película (basada en el personaje del cómic de Marvel que lleva el mismo nombre) que trata acerca de Wade Wilson, un mercenario que es sometido a un experimento que lo deja con poderes de curación acelerada y un álter ego.

Ahora, tal como dice el mismo Deadpool, «ésta es una historia de superhéroes diferente». En esta película abundan las palabras obscenas, la violencia y la inmoralidad. Es cierto que otras películas contienen todo eso, pero Deadpool las lleva a otro nivel. Con todo eso, la película ha sido un éxito en los cines alrededor del mundo y muchos que analizan la película dicen algo como esto: “hay muchas malas palabras, mucha sangre y mucho sexo. Pero es una buena película”. Todo eso revela el corazón del hombre (varón y hembra) de nuestros días.

Cuando nosotros abrimos la Biblia nos encontramos con historias o escenas crudas. ¿Qué diferencia hay entre las escenas crudas de la Biblia y Deadpool?

La Biblia retrata la vida tal como es en un mundo caído, relata las historias tal y como acontecieron. Pero cuando la Biblia hace tales retratos, cuando relata tales historias, no significa que Dios aprueba tales cosas. La voluntad de Dios con respecto a lo que debe salir de nuestra boca es: “ni obscenidades, ni necedades, ni groserías, que no son apropiadas, sino más bien acciones de gracias” (Efesios 5:4). Dios no aprueba la inmoralidad: “Pero que la inmoralidad, y toda impureza o avaricia, ni siquiera se mencionen entre vosotros, como corresponde a los santos” (Efesios 5:3). Y el mandamiento de Dios en Éxodo 20:13 es claro: “No matarás”. Y aun cuando la Biblia relata un acto pecaminoso hecho por alguien que forma parte del pueblo de Dios, podemos estar seguros de que tal hecho «fue malo a los ojos del SEÑOR» (2 Samuel 11:27).

El pastor Kevin DeYoung dice acertadamente:

“La Biblia nunca hace cosquillas con su descripción del pecado. Nunca pinta el vicio con colores de virtudes. Nunca entretiene con la maldad (a menos que no sea una burla de éste). La Biblia no opaca la conciencia al hacer que el pecado luzca normal y la justicia luzca extraña” (The hole in our holiness [El hueco en nuestra santidad], p. 118).

Y Tony Reinke, en su guía cristiana para leer libros, nos provee una serie de preguntas que pueden aplicarse a las películas que vemos:

“¿Cómo es la violencia, el pecado sexual y el escepticismo presentado? ¿Son presentados como malos? ¿Es la fornicación celebrada o son obvias las consecuencias del pecado? ¿Celebra [la película] el pecado o lo deja sin resolver?” (Lit!, p. 62).

Solo necesitamos ver el tráiler de Deadpool para darnos cuenta de que esta película falla en lo dicho anteriormente. Sus palabras obscenas son expresadas en formas de chiste para que sean aplaudidas. La frecuencia de escenas inmorales sugiere que la inmoralidad es algo natural. Y pienso que al hacer que el protagonista sea el poseedor de muchos vicios se está llamando sutilmente a su audiencia a imitarlo. Películas como ésta debemos evitar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s