Subiendo montaña

¿Por qué esforzarme si no puedo ser perfecto?

La Biblia nos asegura que cada uno de aquellos creyentes en Jesucristo que han sido justificados por Dios serán también glorificados (Ro. 8:29ss). Dicho de otra manera: todo creyente verdadero que ha sido tratado y visto como justo, en Jesucristo, por Dios será también hecho corporal y moralmente perfecto, tal como Jesucristo lo es.

Pero también la Biblia nos enseña que esta perfección no será experimentada por el creyente hasta la segunda venida de Jesucristo, quien en ese día nos presentará «sin mancha delante de su gloria con gran alegría» (Jud. 24).

Si eso es así –¡y lo es!, ¿por qué deberíamos esforzarnos en ser más santos si no podemos ser perfectos aquí y ahora? Aquí doy dos razones por las cuales deberíamos esforzarnos en ser más santos aquí y ahora, ambas partiendo de 1 Timoteo 4:15 que dice:

“Reflexiona sobre estas cosas; dedícate a ellas, para que tu aprovechamiento sea evidente a todos”.

Aunque este es Pablo (inspirado por Dios) hablándole al joven pastor Timoteo, los mismos principios se aplican a todo creyente.

PORQUE DIOS LO MANDA

Nótese el imperativo en el versículo: “Presta suma atención a estos asuntos. Entrégate de lleno a tus tareas” (NTV); “Sé diligente en estos asuntos; entrégate de lleno a ellos” (NVI); “Ocúpate en estas cosas; permanece en ellas” (RVR1960). ¿Cuáles son las cosas en las que se llama a reflexionar y a dedicarse? Por el contexto sabemos que éstas incluyen ser ejemplo en palabra, conducta, amor, fe y pureza (v. 12).

Así que, el mismo Dios que ha determinado no glorificarnos la segunda venida de Jesucristo es el Dios que nos manda a que, como fruto de nuestra unión con Jesucristo y en dependencia de Su Espíritu, nos esforcemos en ser más santos aquí y ahora.

Otros pasajes bíblicos en los que Dios nos manda a esforzarnos en ser más santos:

  • Por esta razón también, obrando con toda diligencia, añadid a vuestra fe, virtud, y a la virtud, conocimiento; al conocimiento, dominio propio, al dominio propio, perseverancia, y a la perseverancia, piedad, a la piedad, fraternidad y a la fraternidad, amor” (2 Pedro 1:5-7).
  • “Antes bien, creced en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. A El sea la gloria ahora y hasta el día de la eternidad. Amén” (2 Pedro 3:18).

PORQUE EL PROGRESO SÍ ES POSIBLE

Nótese en el versículo no tan sólo el imperativo, sino también el propósito del esfuerzo: “para que tu aprovechamiento sea evidente a todos”. La palabra que se utiliza aquí como “aprovechamiento” significa literalmente “avance al cortar lo que impide el progreso”. También podría traducirse como progreso o avance.

Con esas palabras Dios, a través del apóstol, nos está diciendo que por Su gracia el progreso en la vida cristiana sí es posible. ¡Qué excelente noticia! Es decir que no son en vano los esfuerzos que hacemos en dependencia del Espíritu para ser más santos. Son importantes. Son útiles. Están haciendo algo: que nuestras palabras sean más edificantes, que nuestra conducta sea más ejemplar, que nuestro amor abunde más, que nuestra fe crezca más, que seamos más puros.

Otros pasajes bíblicos en los que se nos muestra que el progreso es posible:

  • “Sino que hablando la verdad en amor, crezcamos en todos los aspectos en aquel que es la cabeza, es decir, Cristo” (Efesios 4:15).
  • “Siempre tenemos que dar gracias a Dios por vosotros, hermanos, como es justo, porque vuestra fe aumenta grandemente, y el amor de cada uno de vosotros hacia los demás abunda más y más” (2 Tesalonicenses 1:3).

Termino con la siguiente paráfrasis de la famosa cita de John Newton:

“Aunque no soy lo que debería ser, puedo decir que por la gracia de Dios no soy lo que una vez fui. Y por es misma gracia seré mejor de lo que soy hoy”.

Publicado por

Misael Susaña

Misael Susaña nació en República Dominicana, fue salvado a la edad de trece años y actualmente es miembro de Iglesia Fundamento Bíblico. Es maestro de Inglés y de Biblia. Estudió Teología Sistemática en la Academia de la Gracia (Reformed Baptist Seminary) y ha participado en varios diplomados. Desde el 2008, ha publicado regularmente artículos bíblicos en su blog (www.gustadaDios.com). Misael, teniendo en mente Salmos 34:8, prefiere describirse a sí mismo como un «Catador de la bondad de Dios y feliz promotor de ésta; para Su gloria y el beneficio [en Él] del creyente».

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s