Huye de la masturbación y sigue a Jesús [IV]

DEJA LA MASTURBACIÓN POR AMOR A DIOS

Cuando a Jesús le preguntaron cuál es el primer mandamiento, Él respondió: “AMARAS AL SEÑOR TU DIOS CON TODO TU CORAZÓN, Y CON TODA TU ALMA, Y CON TODA TU MENTE” (Mt. 22:37); y agregó que de este mandamiento, y de amar al prójimo como a uno mismo (v. 39), depende toda la ley y los profetas (v. 40). Más adelante, Jesús dijo a Sus discípulos: “Si me amáis, guardaréis mis mandamientos” (Jn. 14:15). ¿Sabes por qué pecamos, aun después de convertirnos en cristianos? Porque aún no amamos a Dios con todo nuestro ser, aún no nos deleitamos en Dios sobre todas las cosas.

Te pregunto: ¿Quieres amar más a Dios? Tú respuesta posiblemente sea “sí”. Pídele a Dios, en primer lugar, que haga abundar el amor por Él en tu corazón. Contempla, en segundo lugar, el gran amor de Dios por ti. Pon tus ojos, por fe, en la cruz de Jesús –el lugar donde Dios demostró Su amor–. Este es el amor que no puede ser superado; este amor no está basado en tu amor por Dios, sino que tu amor por Él está basado en Su amor por ti (1 Jn. 4:10,19); este es el amor que llevó a Dios Padre a dar a Su Hijo unigénito para tu salvación; este es el amor que llevó a Jesús a la cruz para apaciguar la ira de Dios. Mira Sus manos y Sus pies en la cruz clavados. Mira la sangre que sale de Sus heridas y sabe que fue por amor a ti. Sabe que por Él vino la gracia que es más abundante que todos tus pecados –incluyendo la masturbación.

DEJA LA MASTURBACIÓN PORQUE ÉL CUMPLE SU PALABRA

Dice Job 31:1-4: “Hice un pacto con mis ojos, ¿cómo podía entonces mirar a una virgen? ¿Y cuál es la porción de Dios desde arriba, o la heredad del Todopoderoso desde las alturas? ¿No es la calamidad para el injusto, y el infortunio para los que obran iniquidad? ¿No ve El mis caminos, y cuenta todos mis pasos?”. Job hizo pacto con sus ojos, él no miraría con lujuria a ninguna mujer. ¿Por qué? Job estaba consciente de la omnisciencia de Dios (v. 4). Pero no sólo eso, sino que también Job estaba convencido de que ese mismo Dios galardona a quienes le obedecen (v. 2) y quebranta a quienes le desobedecen (v. 3).

Convéncete tú también de esta realidad: Dios, en Su gracia, galardona a quienes le obedecen, pero quebranta a quienes le desobedecen. Sabe que aquello que Dios ofrece es infinitamente superior a todo placer del pecado. Mientras en Hebreos 11:25b se dice que el pecado tiene placeres temporales, en el Salmo 16:11 se dice que en la presencia de Dios hay plenitud de gozo, deleites para siempre. Por eso Randy Alcorn dijo: “Cuando Dios nos llama a buscar la pureza, no nos pide que hagamos lo que nos va a privar del gozo. En realidad, nos llama a hacer aquello que nos va a dar el gozo mayor” (El principio de la pureza, p. 27). Mientras el pecado siempre es engañoso, Dios siempre es fiel. Consideremos Su Palabra: “Aleja de ella tu camino, y no te acerques a la puerta de su casa… y al final te lamentes, cuando tu carne y tu cuerpo se hayan consumido… De sus propias iniquidades será presa el impío, y en los lazos de su pecado quedará atrapado. Morirá por falta de instrucción, y por su mucha necedad perecerá” (Pr. 5:8, 11, 22, 23); “¿O no sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No os dejéis engañar: ni los inmorales, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los homosexuales, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los difamadores, ni los estafadores heredarán el reino de Dios” (1 Co. 6:9, 10); “Porque yo sé los planes que tengo para vosotros –declara el SEÑOR– planes de bienestar y no de calamidad, para daros un futuro y una esperanza” (Jer. 29:11); “Bienaventurados los de limpio corazón, pues ellos verán a Dios” (Mt. 5:8); “Jesús les dijo: Yo soy el pan de la vida; el que viene a mí no tendrá hambre, y el que cree en mí nunca tendrá sed” (Jn. 6:35); “Bienaventurado el hombre que persevera bajo la prueba, porque una vez que ha sido aprobado, recibirá la corona de la vida que el Señor ha prometido a los que le aman” (Stg. 1:12).

DEJA LA MASTURBACIÓN POR QUIEN AHORA ERES

En Romanos 6 se afirma que tú has muerto al pecado. Esto no significa que el pecado ya no está en ti, pero sí que el pecado ya no sigue siendo tu señor y dueño. Ahora, estás espiritualmente vivo, Dios es tu Señor y Dueño. Por eso dicen los versículos 11-14: “Así también vosotros, consideraos muertos para el pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús. Siervos, no del pecado, sino de la justicia. Por tanto, no reine el pecado en vuestro cuerpo mortal para que no obedezcáis sus lujurias; ni presentéis los miembros de vuestro cuerpo al pecado como instrumentos de iniquidad, sino presentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia. Porque el pecado no tendrá dominio sobre vosotros, pues no estáis bajo la ley sino bajo la gracia”.

En 1 Corintios 6:19-20 dice: “¿O no sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, que está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? Pues por precio habéis sido comprados; por tanto, glorificad a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios”. Tú eres templo del Espíritu Santo, el Espíritu del Dios tres veces santo habita en ti –sé guiado por Él–. Tú has sido comprado por precio, al precio de la sangre preciosa de Cristo (1 P. 1:19). No te perteneces, todo tu ser pertenece al Señor. Por lo tanto, glorifícale con tu cuerpo y tu espíritu.

CONSIDERACIÓN FINAL

Hemos visto que la masturbación es un problema principalmente dentro de ti –es pecado. Sin embargo, eso no significa que no debes cuidarte de lo que está fuera de ti. No hagas nada que alimente el pecado. Proverbios 4:23 dice: “Con toda diligencia guarda tu corazón, porque de él brotan los manantiales de la vida”; y Romanos 13:14 dice: “antes bien, vestíos del Señor Jesucristo, y no penséis en proveer para las lujurias de la carne”. Aplicado a nuestro tema, esto tiene mucho que ver con tus ojos, lo que vez con ellos. No veas nada que alimente el pecado, no veas nada que provea para las lujurias de la carne.

Una y otra vez encontramos en la Biblia que la mejor manera de luchar contra el pecado de inmoralidad sexual no es exponiéndose a éste para “vencerlo”, sino huyendo de éste. Uno de los pasajes bíblicos en el cual encontramos esto es 2 Timoteo 2:22: “Huye, pues, de las pasiones juveniles y sigue la justicia, la fe, el amor y la paz, con los que invocan al Señor con un corazón puro”. Huye, corre lejos de, apártate de, evita todo estímulo visual y situación (p. ej. La ociosidad) que despierten deseos pecaminosos; sigue, junto a amigos evangélicos, todo lo que agrada a Dios.

1ra parte; 2da parte; 3ra parte; 4ta parte

2 pensamientos en “Huye de la masturbación y sigue a Jesús [IV]

  1. Wow me impacto mucho esto, realidad dos minutos atras antes de entrar a este sitio de casualidad le estaba pidiendo al Señor para ganar esta lucha y el Señor me respondio rapidamente<3 si se puede, solo hay que temerle a Dios para no pecar y no tentarse a uno mismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s