Whitney sobre “Métodos para meditar en la Escritura”.

1. Haga énfasis en diferentes palabras del texto. Este método toma el versículo o frase de las Escrituras y le da vueltas para examinar cada faceta como si fuera un diamante.

2. Reescriba el texto con sus propias palabras. Con este método, imagine que está enviando el versículo que eligió en un mensaje a alguien. ¿Cómo expresaría exactamente el contenido del versículo, pero sin utilizar las palabras del versículo?

3. Formule un principio del texto: ¿qué enseña? Considérelo una especie de resumen del mensaje principal del pasaje.

4. Piense en una ilustración del texto: ¿qué imagen lo explica? Puede ser una anécdota personal, un acontecimiento de las noticias o de la historia, un cita textual, una analogía, una canción: cualquier cosas que arroje luz sobre el pasaje.

5. Busque cómo aplicar el texto. Pregúntese: ¿Cómo debo responder a este texto? ¿Qué querrá Dios que yo haga como consecuencia de mi encuentro con esta parte de su Palabra? ¿Cómo debería cumplir esta parte de ella? ¿Hay algo que empezar, detener, confesar, orar, creer o decirle a alguien?

6. Pregunte de qué manera señala el texto a la ley o al evangelio. Con este método de meditación, usted busca de qué manera el pasaje en el que está meditando apunta hacia algún aspectos de la ley, del evangelio o de ambos.

7. Pregunte de qué manera señala el texto a algo acerca de Jesús. Este método es similar al anterior, pero se enfoca totalmente en la persona y en la obra de Jesucristo.

8. Averigüe qué pregunta se responde o qué problema se resuelve con el texto. En este enfoque, usted observa el texto que tiene enfrente como la respuesta a una pregunta o la solución a un problema.

9. Ore mientras lee el texto. Cuando usted usa un versículo bíblico para orar, somete su mente a la iluminación del Espíritu Santo en el pasaje e intensifica su percepción espiritual.

10. Memorice el texto. Después de aprender de memoria un texto de las Escrituras, usted puede meditar en él cuando va a su trabajo, cuando camina, cuando está cocinando, cuando se queda dormido o en cualquier momento que elija.

11. Cree una expresión artística del texto. Esta forma de abordar el pasaje consiste en darle una expresión tangible a sus meditaciones con un boceto o alguna otra manifestación material de sus pensamientos.

12. Examine el texto con las preguntas de Filipenses 4:8 ¿Qué es verdadero en esto, o qué verdad ejemplifica? ¿Qué tiene esto de honorable? ¿Qué tiene esto de justo o correcto? ¿Qué tiene esto de puro, o cómo ejemplifica la pureza? ¿Qué es bello en esto? ¿Qué tiene esto de admirable? ¿Qué tiene esto de excelente (es decir, que supera a otros de su clase)?

13. Haga las preguntas de Joseph Hall acerca del texto. ¿En qué está meditando? (Defina y/o describa lo que es) ¿Cómo se divide o qué partes lo componen? ¿Qué lo ocasiona? ¿Qué produce esto; es decir, cuáles son sus frutos y efectos? ¿Cuál es su lugar, ubicación o uso? ¿Cuáles son sus cualidades y suplementos? ¿Qué es lo contrario, contradictorio o diferente a esto? ¿Qué se compara a esto? ¿Cuáles son sus títulos o sus nombres? ¿Cuáles son los testimonios o ejemplos en las Escrituras al respecto?

14. Establezca y descubra un mínimo de nuevas perspectivas acerca del texto. Con este método, usted determina desde el principio que no dejará de meditar en su texto hasta que descubra por lo menos cierta cantidad de ideas en él.

15. Busque una relación o un denominador común entre todos los párrafos o los capítulos que lee. Si lee un capítulo que tiene, digamos, tres párrafos, busque la relación entre los tres.

16. Pregunte cómo le habla el texto a su problema o su interrogante actual. Después de que haya terminado su lectura bíblica, repase lo que leyó y busque todos los versículos que aborden o que puedan aplicarse a su problema. Después, considere lo que dice el pasaje, quizá usando el texto para orar o utilizando alguno de los métodos previos para meditar más.

17. Use el mapeo de meditación. La idea que quiere explorar se coloca en el centro de una página. Luego, a medida que surgen las ideas, se conectan a la imagen central por medio de líneas que parten de ella. Las subcategorías se conectan de manera similar a las ideas principales, con ramas más delgadas, y así sucesivamente. Se recomienda encarecidamente el uso de imágenes simples, símbolos y colores.

Este artículo es una adaptación, hecha por Misael Susaña, de: Donald. S. Whitney. Disciplinas espirituales para la vida cristiana (EE. UU.: Tyndale House Publishers, Inc., 2016), pp. 62-74.

Un pensamiento en “Whitney sobre “Métodos para meditar en la Escritura”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s