Señalización de parada

¿Quién es Dios para decirme lo que debo hacer?

Vivimos en un tiempo en el cual meterse en los asuntos de otra persona es casi un crimen. Se enseña que si no te han pedido consejo, no deberías darlo. Y si por un momento se te olvida y lo haces, es muy probable que te respondan con un “ocúpate en tus propios asuntos”.

Ahora, cuando abrimos la Biblia y pasamos sus páginas, nos encontraremos con un Dios que nos da consejo sin nosotros habérselo pedido primero. Por ejemplo, tan temprano como en Génesis leemos las siguientes palabras que Dios dijo al hombre: “del árbol del conocimiento del bien y del mal no comerás” (Génesis 2:17). Ahora, los consejos de Dios son más que esos consejos que tú y yo damos, Sus consejos son más bien mandatos que Dios espera que obedezcamos. Es por eso que en el versículo 16 se dice: “el SEÑOR Dios ordenó al hombre”. Y, muy unido a lo anterior, Dios castiga a aquellos que no obedecen Sus mandamientos. Él dejó eso claro en la orden que le dio al hombre: “porque el día que de él comas, ciertamente morirás” (v. 17).

Si yo fuera el que te diera un consejo sin tú antes habérmelo pedido, te dijera que debes tomarlo (no meramente que puedes tomarlo) y si te amenazara con castigarte por no tomarlo; en el mejor de los casos, me preguntarías quién me creo yo para hablarte de esa manera.

DIOS ES CREADOR

Si alguna vez te has preguntado, o si alguna vez alguien te ha preguntado, “¿quién es Dios para decirme lo que debo hacer?”; Génesis tiene la respuesta. Génesis 1:1 dice: “En el principio Dios creó los cielos y la tierra”. Dios no es como tú y como yo. Dios es el Creador de todo lo que existe.

Él es el Creador del tiempo (en el principio), del espacio (los cielos) y la materia (la tierra). Él es el Creador de las plantas y los animales. Él es el Creador del hombre (varón y hembra): “Dios creó al hombre a imagen Suya, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó” (Génesis 1:27).

Y si Dios es el Creador de todo lo que existe, entonces Él es el Dueño de todo lo que existe. Y si Dios es el Dueño de todo lo que existe, entonces Él tiene todo el derecho de hacer con Su posesión lo que bien le parezca. Así que, Dios tiene todo el derecho de ordenar sobre Su creación que, como dije anteriormente, nos incluye a ti y a mí. Nosotros somos los que no tenemos derecho alguno de mandar sobre el resto de la creación de Dios como independientes de Él.

Eso sería como ir a la casa de tu vecino y comenzar a dar órdenes sobre cómo deben ir arreglados los muebles, de qué color deben ser las paredes y ordenar que el televisor debe ir en la sala y no en el dormitorio. ¿Cómo te sentirías si tu vecino hiciera tal cosa? Francis Chan dijo: “cuando tú tengas tu propio universo, entonces podrás hacer tus propias reglas”. Pero mientras tú y yo vivamos en el universo de Dios, debemos someternos a Sus reglas. Eso es lo justo.

DIOS ES BUENO

Ese Dios que nos da órdenes que debemos obedecer debido a que Él es Creador, ese mismo Dios es también bueno. Volvamos a leer Génesis 2:16 y 17 que dice: “Y el SEÑOR Dios ordenó al hombre: «De todo árbol del huerto podrás comer, pero del árbol del conocimiento del bien y del mal no comerás, porque el día que de él comas, ciertamente morirás»”.

Casi siempre que leemos estos versículos nos enfocamos en la prohibición de no comer del árbol del conocimiento del bien y del mal que se encuentra en el versículo 17, pero obviamos la autorización de comer de todos los demás árboles del huerto que Dios dio en el versículo 16. Dios había prohibido comer sólo de un árbol y había autorizado comer de un montón de árboles. Y no era que el árbol prohibido era más llamativo que los demás. Los demás árboles del huerto eran, como dice Génesis 2:9, agradables a la vista y buenos para comer.

Dios es bueno. Y si Dios es bueno, Sus órdenes también lo son. Cuando Dios nos ordena algo, es porque eso es lo mejor para nosotros. Y cuando Dios nos prohíbe algo, es porque eso prohibido es perjudicial para nosotros. Es decir que las órdenes de Dios no están ahí para limitar nuestro gozo, sino para aumentarlo.

DIOS ES SALVADOR

Pero Adán y Eva desobedecieron las órdenes de Dios al comer del árbol del conocimiento del bien y del mal que Dios les había prohibido. Y sufrieron el castigo de Dios. Nosotros también nos seguimos revelando contra Dios al querer vivir a nuestra propia manera. Pero poco tiempo después de Dios pronunciar Su juicio, Él prometió: “Pondré enemistad entre tú y la mujer, y entre tu simiente y su simiente; Él te herirá en la cabeza, y tú lo herirás en el talón” (Génesis 3:15).

Esa es la promesa del Uno que vendría a salvar a los pecadores a través de Sus sufrimientos. Ese Uno es el Hijo de Dios, Jesús, quien vino y fue obediente a Dios hasta Su muerte en una cruz. Hoy Jesús salva, tanto del castigo por el pecado como de la esclavitud al pecado, a todo pecador que se acerca a Él arrepentido y le pide con fe que lo salve. El Dios que es Creador, el Dios que es bueno, Él mismo es también Salvador.

Publicado por

Misael Susaña

Misael Susaña nació en República Dominicana, fue salvado a la edad de trece años y actualmente es uno de los pastores de Iglesia Fundamento Bíblico. Es también maestro de Inglés. Estudió Teología Sistemática en la Academia de la Gracia (Reformed Baptist Seminary) y ha participado en varios diplomados. Desde el 2008, ha publicado regularmente artículos bíblicos en su blog (gustadaDios.com). Misael, teniendo en mente Salmos 34:8, prefiere describirse a sí mismo como un «Catador de la bondad de Dios y feliz promotor de ésta; para Su gloria y el beneficio [en Él] del creyente».

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s