Estás metido en algo más serio que la situación entre EE. UU. e Irán.

Los ojos de todo el mundo están sobre Estados Unidos e Irán. El 2 de enero del 2020 el comandante de alto rango de Irán, Qasem Soleimani, murió en un ataque aéreo ordenado por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump. El presidente Trump afirmó que ese ataque fue preventivo y defensivo, ya que el comandante estaba planeando atacar diplomáticos y militares estadounidenses. Irán amenazó con vengarse. Todo eso podría desatar la guerra, debemos orar para que Dios tenga misericordia.

Ahora, sin importar si su voto fue por Trump o no y sin importar si está de acuerdo o no con su decisión, sería tonto que un estadounidense tratara de desvincularse de lo que pasa. ¿Por qué? Primero, porque Trump es el presidente electo de Estados Unidos y, por lo tanto, el representante de todo estadounidense. Segundo, porque las decisiones que el presidente tome van a impactar, positiva o negativamente, a quienes él representa.

Romanos 5 nos enseña que Dios ha escogido dos cabezas federales o representantes a lo largo de la historia: el primero fue Adán y el último fue Cristo. Leemos lo siguiente en el versículo 19:

“Porque así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno los muchos serán constituidos justos”.

ADÁN, EL PRIMER REPRESENTANTE

El hombre que desobedeció fue Adán y debido a esa desobediencia, aquellos que Adán representaba, fueron constituidos pecadores. Ahora toda la raza humana está inclinada a pecar y eso hace, pecar. Y una de las consecuencias negativas del pecado es la muerte. Otra consecuencia negativa es que la ira de Dios está contra todo aquel que comete pecado. Continúa leyendo Estás metido en algo más serio que la situación entre EE. UU. e Irán.