¿Qué significa que Jesús “fue hecho inferior a los ángeles”?

Si Jesús es Dios, tal como vemos en muchos pasajes de la Biblia; ¿qué, entonces, significa Hebreos 2:9 cuando dice que él fue hecho un poco inferior a los ángeles? Leamos el pasaje:

“Pero vemos a Aquel que fue hecho un poco inferior a los ángeles, es decir, a Jesús, coronado de gloria y honor a causa del padecimiento de la muerte, para que por la gracia de Dios probara la muerte por todos”.

VERDADERAMENTE DIOS

Primero veamos lo que no significa. No significa que el autor de Hebreos no creyera en la deidad de Jesús. Tampoco significa que Jesús sea “un dios inferior” a Dios Padre. ¿Cómo sabemos eso? En los primeros versículos de la carta a los Hebreos, el autor habla de Jesús como el Hijo de Dios, el Creador de todo el universo, el Sustentador de todo lo que existe y el Heredero de todo (1:1-4). En la primera parte del versículo 3 Jesús se describe como quien es “el resplandor de Su gloria y la expresión exacta de Su naturaleza”. Es decir: aunque Jesús es una persona distinta a Dios Padre, Jesús tiene todos los atributos que hacen que Dios sea Dios. Por lo tanto, Jesús es Dios mismo en esencia.

VERDADERAMENTE HOMBRE

Ahora veamos lo que sí significa Hebreos 2:9 y el contexto, específicamente el contexto inmediato, nos ayuda a saber su significado. Los versículos 6-8 dicen: “Pero uno ha testificado en un lugar de las Escrituras diciendo: «¿QUÉ ES EL HOMBRE PARA QUE TÚ TE ACUERDES DE ÉL, O EL HIJO DEL HOMBRE PARA QUE TE INTERESES EN ÉL? LO HAS HECHO UN POCO INFERIOR A LOS ÁNGELES; LO HAS CORONADO DE GLORIA Y HONOR, Y LO HAS PUESTO SOBRE LAS OBRAS DE TUS MANOS; TODO LO HAS SUJETADO BAJO SUS PIES»”.

El otro lugar de las Escrituras en la que se dice eso es el Salmo 8. Y nótese como Hebreos 2:7 dice acerca del hombre exactamente lo mismo que Hebreos 2:9 dice acerca de Jesús: “lo has hecho un poco inferior a los ángeles”. Así que, lo que Hebreos 2:9 significa es que Jesús es verdaderamente hombre. Y una evidencia de que Jesús es verdaderamente hombre es que, como dice el mismo versículo, Él padeció la muerte.

Dios vino a esta tierra en la persona de Jesús, se hizo un hombre como tú y como yo. Esto es lo que nosotros confesamos: que Jesús es verdaderamente Dios y verdaderamente hombre –no Dios u hombre–; Dios y hombre, una sola persona.

UNA BUENA NOTICIA

El hecho de que Jesús sea verdaderamente hombre es una buena noticia para nosotros. ¿Por qué? En primer lugar, porque si Jesús iba a ser un buen representante de los hombres que creen en Él, Jesús necesitaba ser un hombre como ellos. En segundo lugar, como hombre Jesús entiende nuestros sufrimientos y tentaciones, y es capaz de compadecerse y ayudarnos.

¿Quién define el género?

“Sexo” y “género” eran sinónimos hace unos años atrás. Pero hoy en día, el mundo quiere hacernos creer que mientras “sexo” se refiere a la anatomía del sistema reproductivo de un individuo, “género” se refiere a un rol social o a una identificación personal basada en lo que se siente. Dicho de otra manera: alguien puede tener el cuerpo de un varón, pero ser en verdad hembra –y viceversa–. Ahora, ¿quién realmente define el género?

EL TESTIMONIO DE LA BIBLIA

En el primer capítulo de la Biblia, Génesis 1, leemos que Dios creó al hombre (término genérico para distinguirlo de los animales y las cosas) a Su imagen y semejanza (v. 26). Y en el versículo 27 se dice claramente que Dios creó al hombre varón y hembra: “Creó, pues, Dios al hombre a imagen suya, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó”.

Cinco capítulos más adelante vemos que se vuelve a repetir esta verdad: “Varón y hembra los creó; y los bendijo, y los llamó Adán el día en que fueron creados” (5:2). Y siglos después de la creación, Jesús hace referencia a esta realidad con las siguientes palabras: “Pero desde el principio de la creación, Dios los hizo varon y hembra” (Mc. 10:6).

Así que, el testimonio de la Biblia nos dice que Dios es quien define el género y no las personas. Continúa leyendo ¿Quién define el género?

¡Gloria al Verbo en humanidad velado! [Sermón]

“El Señor de los señores, el Ungido celestial, por salvar a pecadores toma forma corporal. ¡Gloria al Verbo encarnado, en humanidad velado! ¡Gloria a nuestro Redentor, a Jesús Rey y Señor!… Príncipe de paz eterna, gloria a ti, Señor Jesús; con tu vida y con tu muerte nos ofreces vida y luz. Has tu majestad dejado, a buscarnos te has dignado; para darnos el vivir, en la cruz fuiste a morir1”.

► ESCUCHAR | ▼ DESCARGAR


1 Extracto del himno Oíd un son en alta esfera, escrito por Charles Wesley.

Si a Dios le gusta.

NO IMPORTA que al hombre no le guste, SIEMPRE y CUANDO a Dios le guste.

Para descargar la imagen: (1) Haga clic en la imagen, (2) clic derecho sobre ésta y (3) seleccione “Guardar como…”. Si está desde una MAC, sólo basta con (1) hacer clic en la imagen y (2) arrastrarla a su escritorio.