When they see us

When they see us: así los veo yo.

Si has leído los artículos que he publicado sobre películas, sabrás que no suelo escribir sobre ellas en su semana de estreno. Por eso no es extraño que hoy escriba sobre una serie que se estrenó en mayo del 2019.

When they see us [Así nos ven] es una serie de cuatro partes creada por Ava DuVernay para Netflix. La serie está basada en el “Caso de la corredora de Central Park” (1989) y los cinco jóvenes de color (“Los cinco de Central Park”) que fueron acusados y encarcelados injustamente por atacar y violar a una mujer. La serie abarca desde la primavera de 1989, cuando sucedió el incidente, hasta el acuerdo con la ciudad de Nueva York en 2014. La serie recibió muchos elogios tras su lanzamiento, uno es ellos fue: “el impacto emocional de When they see us no puede ser subestimado”. Estoy de acuerdo.

Para sorpresa de muchos, podemos encontrar valores en esta serie de Netflix: encontramos a una esposa siendo fiel a su voto matrimonial, a pesar de que su esposo la había abandonado y estaba enfermo; encontramos a un hijo perdonando a su padre, quien le dio un consejo que lo llevó a la prisión; encontramos a un padre diciéndole a su hijo que él no tiene que ser lo malo que otros dijeron que él era; encontramos la verdad triunfando al final. Ahora quiero resaltar cuatro cosas de la serie:

EL RACISMO ES PECADO

Cuatro de los jóvenes que fueron acusados injustamente eran de color y el otro era hispano. Eso llevó a los cinco de Central Park a demandar a la ciudad por discriminación racial (2003).

El racismo o la discriminación de un grupo étnico es un pecado. ¿Por qué? Génesis 1:27 dice: “Creó, pues, Dios al hombre a imagen suya, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó”. Según ese versículo, toda persona –independientemente de su sexo, color de piel o nacionalidad– ha sido creada a imagen y semejanza de Dios. Eso le da una dignidad que no tiene nada más en la creación. Esa es la razón por la cual Dios dijo en Génesis 9:6 que debe ser castigado aquel que mate a otro ser humano. Y esa es la razón por la cual en Santiago 3:9 se dice que está mal bendecir a Dios y después maldecir al ser humano.

También, Dios está interesado en salvar a personas de todas las naciones, por eso la gran comisión de Jesús fue: “Id, pues, y haced discípulos de todas las naciones” (Mt. 28:19). Y el cielo estará lleno de una multitud de “todas las naciones, tribus, pueblos y lenguas” (Ap. 7:9).

UN JUICIO JUSTO

Los Cinco de Central Park no fueron acusados injustamente por sus vecinos. En la serie ellos fueron interrogados y coaccionados por policías a confesar un crimen que no cometieron. Ellos fueron a juicio y allí fueron condenados… otra vez, por un crimen que no cometieron.

Cuando ves que aquellos que están supuestos a hacer justicia son también corruptos, ¿qué haces? Algunos quieren tomar la justicia en sus propias manos y buscan venganza. Otros pierden toda esperanza y arrojan la toalla. Pero hay una tercera opción –y ésta es la mejor de todas–: correr a Dios.

Salmos 96:13 dice que Dios viene. ¿A qué? “a juzgar la tierra: juzgará al mundo con justicia y a los pueblos con su fidelidad”. Ahora puede parecer que la maldad esté ganando y que la justicia terrenal esté del lado de los malos. Pero Dios viene, el Juez está en camino. Y podemos estar cien por ciento seguros, debido a Su naturaleza justa que no cambia, que Su juicio será justo.

UN HISTORIAL LIMPIO

Años después de ser encarcelados, Raymond, Antron, Yusef y Kevin volvieron a casa; sin embargo, se dieron cuenta de la triste realidad de que no podían volver a tener una vida normal como el resto de las personas. Por ejemplo, a Raymond se le dijo que estaba registrado como agresor sexual y que por eso no podía estar con niños que no fueran familiares. Y eso no por tres años, sino para siempre. A Yusef se le dijo que no podía tener una profesión certificada –como maestro, por ejemplo– porque había estado en prisión. Aquí tenemos a un grupo de hombres ahora libres, pero afectados por un historial ensuciado y “que no los suelta”.

Esto nos recuerda por qué la salvación que Dios nos regala en Jesucristo es tan preciosa. En Jeremías 31, en el contexto del Nuevo Pacto, una de las cosas que Dios promete es: “perdonaré su maldad, y no recordaré más su pecado” (v. 34). Dios promete perdonar nuestra maldad, maldad de la cual nosotros somos culpables de veras. Dios no olvida (involuntariamente) nuestro pecado, Él no lo recuerda (intencionalmente).

Eso quiere decir que Él no va a estar trayendo a Su memoria nuestros pecados para condenarnos o para que eso se convierta en un obstáculo en nuestra relación con Él. Si tú has confesado tus pecados delante de Dios, esperando ser perdonado por la obra de Jesús en la cruz, entonces sabe que cuando Dios te mira, es como si no hubieras cometido pecados.

ALGUIEN TE AMA

En la serie, Korey terminó en la prisión por ser un buen amigo. Él no estaba en la lista para ser interrogado por la policía, solamente fue a la estación para acompañar a su amigo Yusef. Y por eso terminó experimentando –más que los otros– cuán terrible es la prisión y fue el último en salir de ésta.

En la última parte de la serie, la madre de Korey lo llama para decirle: “alguien te ama”. Con eso ella quería decir que el hombre que había cometido el crimen había confesado y ahora Korey podía salir libre de la prisión. No creo que sea coincidencia que la madre de Korey se haya convertido en cristiana y que al darle esta buena noticia a su hijo –de que alguien lo amaba– se pueda ver un cuadro de Jesús colgado en la pared.

Korey no quería estar en la prisión y mucho menos por un crimen que no cometió. Matías (el culpable verdadero) aceptó estar en la prisión por un crimen que sí cometió. Ahora, ¿te imaginas que alguien aceptara ir a un lugar peor que la prisión por un crimen que no cometió?

Romanos 5 dice que difícilmente “habrá alguien que muera por un justo” y tal vez “alguno se atreva a morir por el bueno”. Y si eso es para el justo y el bueno, ¿qué le queda al que no es justo ni bueno? “Pero Dios demuestra su amor”, y Su amor sin comparación, “en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros” (vv. 7, 8). Cristo fue voluntariamente a la cruz a sufrir la ira de Dios que nosotros merecíamos para que seamos perdonados y reconciliados con Dios. Hay alguien que te ama, más de lo que Korey amó a su amigo Yusef, y ese alguien es Dios, en Jesucristo.

Publicado por

Misael Susaña

Misael Susaña nació en República Dominicana, fue salvado a la edad de trece años y actualmente es miembro de Iglesia Fundamento Bíblico. Es maestro de Inglés y de Biblia. Estudió Teología Sistemática en la Academia de la Gracia (Reformed Baptist Seminary) y ha participado en varios diplomados. Desde el 2008, ha publicado regularmente artículos bíblicos en su blog (www.gustadaDios.com). Misael, teniendo en mente Salmos 34:8, prefiere describirse a sí mismo como un «Catador de la bondad de Dios y feliz promotor de ésta; para Su gloria y el beneficio [en Él] del creyente».

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s