Hombres boxeando

Consejos para vencer al pecado sexual.

De J. Garrett Kell en “4 Ways to Fight Sexual Temptation” [4 maneras de luchar contra la tentación sexual]

  • Ora a Dios: “Oren para que no entren en tentación” (Lc. 22:40, 46).
  • Huye inmediatamente: “entonces ella tomó a José de la ropa, y le dijo: «¡Acuéstate conmigo!». Pero él le dejó su ropa en la mano, y salió huyendo afuera” (Gén. 39:12).
  • Llama a un amigo: “Antes, exhórtense los unos a los otros cada día, mientras todavía se dice: «Hoy»; no sea que alguno de ustedes sea endurecido por el engaño del pecado” (Heb. 3:13).
  • Desarrolla un plan a largo plazo: “Si tu ojo derecho te hace pecar[a], arráncalo y tíralo; porque te es mejor que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea arrojado al infierno” (Mateo 5:29).

De Jared C. Wilson en “Arranca tu ojo de su cavidad

  • “Toma responsabilidad. Pueden haber todo tipo de factores que contribuyen a tu susceptibilidad a cometer ciertos tipos de pecado, pero no te librarás de ellos culpando a otro ni poniendo excusas”.
  • “Tienes que ver hacia dónde te diriges antes de que llegues ahí. Jesús no usaría la expresión de cortarte una mano o sacarte un ojo si la indulgencia habitual de la lujuria fuera una cosa pequeñita que puedes manejar. La pornografía gratis te costará más de lo que en verdad quieres dar. El resultado final de una vida dedicada al pecado es el infierno”.
  • “Saca el martillo y los clavos. Encuentra una lanza. Instalar filtros y tener grupos donde rindes cuentas están bien, pero tal vez no necesitas un teléfono inteligente. Quizás no necesitas un televisor en tu casa. O un tiempo a solas, o un cuarto privado con una computadora o laptop. Tal vez debas contarle a tu esposa. A tu pastor. A tus padres. A alguien que te “de miedo”. ¿Por qué? Porque los riesgos son altos, y el arrepentimiento debe ser radical”.

De Bobby Scott en “Do you wish to be pure?” [¿Deseas ser puro?]

  • Odia tu pecado: “De Tus preceptos recibo entendimiento, por tanto aborrezco todo camino de mentira” (Sal. 119:104).
  • Satisface tu alma en Cristo: “Pero ahora voy a Ti; y hablo esto en el mundo para que tengan Mi gozo completo en sí mismos” (Jn. 17:13).
  • Mortifica las obras de la carne: “Por tanto, consideren los miembros de su cuerpo terrenal como muertos[a] a la fornicación, la impureza, las pasiones, los malos deseos y la avaricia, que es idolatría” (Col. 3:5).

De David Briones en “How not to fight pornography” [Cómo no luchar contra la pornografía]

  • Recibimos la voluntad para nuestras vidas, abstenernos de la pornografía.
  • Reconocemos nuestra incapacidad de cumplir ese mandamiento aparte de nuestra completa dependencia de Dios.
  • Abrazamos las promesas de la Palabra de Dios –promesas que incrementan nuestros afectos por Cristo y la causa del evangelio.
  • Capacitados por el mismo Espíritu que resucitó a Jesús de los muertos (Romanos 8:11), nos ocupamos en nuestra salvación al odiar la pornografía –mientras sabemos que es Dios quien produce el querer como el hacer por Su buena voluntad (Filipenses 2:12, 13).

De Scott Hubdard en “The war means you are real” [La guerra significa que eres real]

  • Espera una batalla diaria: “Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne, pues estos se oponen el uno al otro, de manera que ustedes no pueden hacer lo que deseen. Pero si son guiados por el Espíritu, no están bajo la ley” (Gál. 5:17-18).
  • Camina humildemente: “Delante de la destrucción va el orgullo, y delante de la caída, la arrogancia de espíritu” (Pro. 16:18).
  • Mortifica el pecado al inicio: “Antes bien, vístanse del Señor Jesucristo, y no piensen en proveer para las lujurias de la carne” (Ro. 13:14).
  • Mantente cerca de tu Capitán: “Entonces será revelado ese impío, a quien el Señor matará con el espíritu de Su boca, y destruirá con el resplandor de Su venida” (2 Ts. 2:8).

De John Piper en “Strategies for fighting sexual sin” [Estrategias para luchar contra el pecado sexual]

  • Reconoce que tu sexualidad es un regalo bueno de Dios (Gén. 2:24; Pro. 5:18-20; 1 Cor. 7:3-5).
  • Reconoce que las prohibiciones bíblicas tienen la intención de proteger algo precioso y no negar algo placentero (Ex. 20:14; 1 Cor. 6:18; 7:2; 1 Ts. 4:3; Deu. 10:12-13).
  • Cree que Dios está por ti (Sal. 84:11; Ro. 8:32; Mc. 10:29-30).
  • Considera el daño eterno de la lujuria (Mat. 5:27-29).
  • Piensa regularmente que Dios te ha dado ahora muchas cosas buenas (Gén. 39:7-9).
  • Predícate a ti mismo que hay más gozo en la presencia de Dios que en el pecado (Sal. 4:7; 16:11; 73:25-26; 1 Pe. 2:2).
  • Sabe que la lujuria deshabilita y debilita nuestra capacidad para gozos espirituales superiores con Dios (1 Pe. 2:11; Mc. 4:19).
  • No preguntes “¿Qué tiene eso de malo?”. Pregunta “¿Eso maximiza mi experiencia del poder de Cristo, mi gozo de su comunión, mi percepción de su belleza, mi reflejo de su gloria?” (Fil. 3:12).
  • Cultiva una devoción apasionada por el honor del nombre de Dios (2 Sa. 12:10, 14).
  • Desarrolla una cosmovisión que ve absolutamente todo en relación con Dios (1 Cor. 10:31; Col. 3:17).
  • (Para solteros) Reconoce que las relaciones sexuales no son esenciales a una completa personalidad y felicidad (Is. 56:3-50).
  • (Para casados) Reconoce que Dios diseñó el matrimonio para ser una parábola viva de Su compromiso con la iglesia (Ef. 5:21-32).
  • Guarda tus ojos. Evita estimulación innecesaria (Job 31:1; Ro. 13:14; 2 Tim. 2:22).
  • Mira al sexo opuesto como personas eternas. Reconoce que tu lujuria inevitablemente las despersonaliza y desespiritualiza (Jn. 5:28-29; Mat. 25:46; 2 Co. 5:16).
  • Piensa frecuentemente que Cristo sufrió agonía por tu pureza. Lucha imagen contra imagen. Cristo gritando en agonía (Ti. 2:14; 1 Pe. 1:18; 2:24; 1 Cor. 5:15; Heb. 10:29).
  • Cuídate de asumir que victorias pasadas garantizan pureza futura (1 Cor. 10:12; Gá. 2:13).
  • Cuídate de sentirte que no necesitas rendir cuentas (3 Juan 9).
  • No estés solo excesivamente.
  • Únete a un grupo donde se exhorten unos a otros cada día en contra del engaño del pecado (Heb. 3:12-13).
  • Memoriza muchos versículos (1 Jn. 2:14; Sal. 1:2; 119:11).
  • Llena tus pensamientos con buenas cosas (Fil. 4:8).
  • Lee buena literatura de devoción, biografía, etc.
  • Nunca asumas que estás por encima del sufrimiento o que mereces alivio en el pecado (Hch. 14:22; Lc. 9:58; 2 Tim. 2:3; 1 Tim. 4:16-17).
  • Ocúpate en alguna tarea.
  • Ora siempre en el Espíritu por la liberación de Dios (Mat. 6:13; Lc. 22:40; Sal. 119:18).
  • Anímate, Dios es paciente (Ex. 34:6-7; Neh. 9:17).

Publicado por

Misael Susaña

Misael Susaña nació en República Dominicana, fue salvado a la edad de trece años y actualmente es uno de los pastores de Iglesia Fundamento Bíblico. Es también maestro de Inglés. Estudió Teología Sistemática en la Academia de la Gracia (Reformed Baptist Seminary) y ha participado en varios diplomados. Desde el 2008, ha publicado regularmente artículos bíblicos en su blog (gustadaDios.com). Misael, teniendo en mente Salmos 34:8, prefiere describirse a sí mismo como un «Catador de la bondad de Dios y feliz promotor de ésta; para Su gloria y el beneficio [en Él] del creyente».

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s