Noticias alegres para la nación de la cruz.

El domingo pasado, el Estado Islámico (también conocido como ISIS por sus siglas en inglés) publicó un video que parece mostrar a sus militantes ejecutando a decenas de cristianos etíopes en Libia. “No tendrán seguridad, ni aún en sus sueños, hasta que acepten el Islam”, fue su amenaza, “a la nación de la cruz: estamos de vuelta”. A la luz de esto, quisiera resaltar algunas maravillosas verdades que encontramos en 1 Pedro 1:3-9.

Pero antes, veamos brevemente dos cosas. Primero, Pedro (inspirado por Dios) escribió a cristianos que «sin haberle visto [a Jesucristo], le amáis, y a quien ahora no veis, pero creéis en El, y os regocijáis grandemente con gozo inefable y lleno de gloria» (v. 8). Segundo, esos cristianos estaban siendo «afligidos con diversas pruebas» (v. 6), lo cual era una prueba de su fe, que al ser hallada genuina resulta «en alabanza, gloria y honor en la revelación de Jesucristo» (v. 7).

UNA HERENCIA RESERVADA

“Para obtener una herencia incorruptible, inmaculada, y que no se marchitará, reservada en los cielos para vosotros” (v. 4).

Dios ha reservado una herencia para ti. Esa herencia es incorruptible, así que no puede deteriorarse. Es inmaculada, así que no puede ser manchada por el mal, más bien es sin defecto. No se marchitará como las flores, así que nunca desaparecerá. Está en los cielos, así que los hombres no podrán robártela ni apartarte de ella.

PROTEGIDOS POR DIOS

“Que sois protegidos por el poder de Dios mediante la fe, para la salvación que está preparada para ser revelada en el último tiempo” (v. 5).

En medio de las diversas pruebas con las cuales eres afligido, estás siendo protegido no por la policía, sino por el Dios omnipotente. Dios te protege de que te apartes de Él. Dios te protege de que no alcances la salvación preparada para ser revelada en el último tiempo: la transformación de nuestros cuerpos, la erradicación total y definitiva de la presencia del pecado, las recompensas del Dios de toda gracia. Esas son excelentes noticias, especialmente cuando vemos nuestra debilidad.

Termino con la última estrofa del himno Castillo fuerte es nuestro Dios:

Esa palabra del Señor,
Que el mundo no apetece,
Por el Espíritu de Dios
Muy firme permanece.
Nos pueden despojar
De bienes, nombre, hogar,
El cuerpo destruir,
Mas siempre ha de existir
De Dios el reino eterno.

¡Todos somos nazarenos!

Nun

Es muy probable que en este último mes hayas visto en las diferentes redes sociales lo siguiente: «ن». ¿Qué es esto y por qué muchos han cambiado su foto de perfil por esto? Nun (ن) corresponde con la letra “N” del alfabeto árabe. Y muchos han cambiado su foto de perfil en las redes sociales como una manera de expresar su solidaridad con los cristianos perseguidos en Mosul.

El 18 de julio de este año (2014), militantes del Estado Islámico (EI) dieron un ultimátum a los cristianos en la ciudad iraquí Mosul: debían convertirse al islam, pagar el impuesto islámico1 o dejar la ciudad, si no, enfrentarían la espada. Previamente, los militantes del EI habían marcado las casas de los cristianos con la letra árabe Nun (ن), identificándolos así como nazarenos o seguidores de Jesús de nazaret. Debido a esto los cristianos de en Mosul tuvieron que dejar su ciudad, dejando todas sus posesiones atrás. Aquellos que trataban de llevar más que sus ropas fueron robados en los puestos de control del EI2.

Es muy triste afirmarlo, pero al parecer ya no hay más cristianos en Mosul. Ahora, como dijo Russell D. Moore, «la iglesia puede ser perseguida, encarcelada e incluso crucificada. Pero la iglesia nunca puede ser decapitada. La Cabeza de la iglesia está viva, comprometida y en Su camino de regreso». La iglesia, la iglesia universal de Dios, no será destruida. Jesucristo mismo es quien la está edificando (Mt. 16:18), aun en medio de circunstancias como ésta (Hch. 8:1). Oramos al Señor a favor de nuestros hermanos de Mosul:

  • rescátalos de la mano de los impíos (Sal. 71:4);
  • que la promesa “Nunca te dejare ni te desamparare” (Heb. 13:5) y de que ellos tienen “una mejor y más duradera posesión” (Heb. 10:34) sean vistas como certísimas y que esto sea un combustible para su perseverancia;
  • que los que persiguen tengan un encuentro con Jesús a través del evangelio predicado con palabras y adornado con la buena conducta de los cristianos. En el nombre de Jesús. Amén.

¡Todos somos nazarenos!

“Porque así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero todos los miembros del cuerpo, aunque son muchos, constituyen un solo cuerpo, así también es Cristo. Pues por un mismo Espíritu todos fuimos bautizados en un solo cuerpo, ya judíos o griegos, ya esclavos o libres, y a todos se nos dio a beber del mismo Espíritu… Y si un miembro sufre, todos los miembros sufren con él; y si un miembro es honrado, todos los miembros se regocijan con él” (1 Corintios 12:12, 13, 26).


1 De acuerdo a un artículo publicado por La Voz De Los Mártires, este impuesto islámico es una opción sólo para aquellos considerados como “cristianos” por nacer en familias cristianas. Aquellos que conscientemente se convirtieron del islamismo al cristianismo son considerados como apóstatas con dos opciones: retornar al islam o morir.

2 Es por eso que, si podemos, también demos para suplir sus necesidades materiales.

IDOP

IDOP son las siglas en inglés para El Día Internacional de Oración por la Iglesia Perseguida (The International Day of Prayer for the Persecuted Church). En ese día –como su nombre lo dice– se ora principalmente a favor de aquellos cristianos alrededor del mundo que están siendo perseguidos por causa de su fe y también se ora por la conversión de aquellos que los persiguen. Este próximo Domingo 11 de Noviembre será El Día Internacional de Oración por la Iglesia Perseguida y quiero animarles a unirse a los cientos de cristianos de diferentes países que orarán por sus hermanos en la fe que están siendo perseguidos. He aquí algunos artículos relacionados con la iglesia perseguida que les invito a leer:

También les dejo a continuación una animación de la canción «All I Have is Christ» (en inglés):

¿Por qué leo informes de cristianos que sufren e historias de mártires?

Antes de la ascensión de nuestro Salvador y Señor Jesucristo, éste le dijo a sus discípulos: “… Me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra” (Hch. 1:8). La palabra que se usa allí para ‘testigos’ es la palabra griega «mártyr» y de ésta viene el término que conocemos en español como «mártir». Podríamos definir «mártir» como aquella persona que sufre y muere por creer en y testificar acerca de Jesucristo (lo que El ha hecho y enseñado). Esto no quiere decir que todos y cada uno de los discípulos de Jesucristo morirán bajo persecución, pero debemos estar preparados, porque en este mundo tendremos tribulaciones; ¡confiemos, pues, en Jesucristo! (Jn. 16:33). Pasemos ahora a la pregunta: ¿Por qué leo informes de cristianos que sufren e historias de mártires?

POR EL MANDATO DIVINO

Leo informes de cristianos que sufren e historias de mártires porque creo (sin duda) que es un medio por el cual puedo obedecer, por amor a Dios y a mis hermanos, el mandato divino de acordarme de mis hermanos perseguidos y orar por ellos. En la Palabra de Dios no encontraremos la siguiente línea: “Leed historias de mártires‘; pero sí lo siguiente: “Acordaos de los presos, como si estuvierais presos con ellos, y de los maltratados, puesto que también vosotros estáis en el cuerpo” (He. 13:3). La misma instrucción, aunque ahora presentada como ejemplo, encontramos en Hechos 12:5: “Así pues, Pedro era custodiado en la cárcel, pero la iglesia hacía oración ferviente a Dios por él”. Cuando leo historias de mártires recuerdo que muchos han muerto por causa de Jesucristo y cuando leo informes de cristianos que sufren recuerdo que muchos están siendo maltratados, arrestados, matados por causa de su fe en Jesucristo. Esto me hace apartar la mirada de mí mismo y recordar que tengo hermanos con necesidades y problemas, muchas veces, mayores que los míos. Sí, ellos son mis hermanos, aunque yo esté en el occidente y ellos en el oriente, la sangre de Jesús nos ha comprado y nos ha unido como la familia de Dios. Por lo tanto, me acuerdo de ellos y oro por ellos; que el Señor los llene con su Espíritu, que les de denuedo para testificar de Jesucristo, aun en el sufrimiento, y que por la palabra evangélica de ellos muchos sean salvados. Oro por los cristianos en Corea del Norte, descrita como el país más hostil para los cristianos; por los cristianos en el norte de Nigeria, donde estos están siendo perseguidos por extremistas islámicos; por los cristianos en Laos, donde en el 2011 se destruyeron muchos templos y fueron confiscados muchos bienes de la iglesia. Sigue leyendo ¿Por qué leo informes de cristianos que sufren e historias de mártires?