La inmoralidad, un asunto serio [II]

La Palabra de Dios dice en 1 Corintios 6:9,10 lo siguiente: “¿O no sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No os dejéis engañar: ni los inmorales, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los homosexuales, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los difamadores, ni los estafadores heredarán el reino de Dios”. Este pasaje bíblico es muy claro: los inmorales no heredarán el reino de Dios; en el cielo no habrá ningún inmoral. Punto. Alguien podría preguntarme: “¿Estás diciendo, entonces, que es posible que un cristiano pierda la salvación?”; o: “¿Eso quiere decir que no existe una lucha contra este pecado en la vida del cristiano?”. A lo que respondo diciendo: No, eso no es lo que estoy diciendo, y más importante aún, no es lo que la Palabra de Dios dice.

Leamos el versículo que le sigue a 1 Corintios 6:9, 10, el cual dice: “Y esto erais algunos de vosotros; pero fuisteis lavados, pero fuisteis santificados, pero fuisteis justificados en el nombre del Señor Jesucristo y en el Espíritu de nuestro Dios” (v. 11). El apóstol dice que algunos de los corintios en el pasado fueron inmorales, adúlteros, homosexuales, pero ahora son lavados, santificados, justificados. Aquel que profesa ser cristiano, pero sigue siendo inmoral, y continúa en este pecado como antes, y tiene una vida caracterizada por la práctica de este pecado, manifiesta que nunca ha sido un cristiano verdadero. Sí, un cristiano verdadero lucha contra este pecado e incluso puede caer (véase el caso de David en 2 Samuel 11); pero, su vida no se caracteriza por la práctica de este pecado, y al caer él lo confesará a Dios, pedirá de Su ayuda y con pleno propósito y esfuerzo buscará apartarse de este pecado.

Huyamos de la inmoralidad sexual y glorifiquemos a nuestro Señor con todo nuestro ser, mientras pedimos de Su gracia sobreabundante, la cual perdona todos nuestros pecados y también nos enseña a renunciar a la inmoralidad (Ti. 2:12).

BUENAS NOTICIAS PARA LOS PECADORES

Leamos 1 Corintios 6:11 una vez más: “Y esto erais algunos de vosotros; pero fuisteis lavados, pero fuisteis santificados, pero fuisteis justificados en el nombre del Señor Jesucristo y en el Espíritu de nuestro Dios”. Este versículo nos dice que dentro de la iglesia de Cristo hay personas que eran inmorales, adúlteros, afeminados, homosexuales –pecados que son escandalosos para muchos.

Esto implica, en primer lugar, que gracias a Jesucristo hay justificación para tales pecadores, que van a Él con arrepentimiento sincero y fe bíblica. Por la vida de perfecta obediencia de Jesucristo, Su muerte penal y sustitutiva, y Su resurrección confirmativa (Ro. 1:4), el pecador es declarado justo por Dios y es perdonado de todos sus pecados.

Este versículo implica, en segundo lugar, que todo pecador, que va Jesucristo con sincero arrepentimiento y fe bíblica, será salvado del pecado. Hoy en día hay muchos que son esclavos de la inmoralidad sexual. Algunos, han intentado muchas cosas para ser libres, pero han fracasado y creen que no hay esperanza. Pero, sabe que la salvación no se obtiene a través de una fórmula, sino en Jesucristo. Fue Él quien con Su obra perfecta obtuvo salvación para los pecadores, y por el Espíritu de Dios esta salvación es aplicada a ellos. Ve a Jesucristo y de ti también se dirá: “Y esto erais algunos de vosotros; pero fuisteis lavados… santificados… justificados”. Amén.

1ra parte; 2da parte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s