5 verdades sobre la santificación.

2 Corintios 3:18 es un pasaje bíblico que trata acerca de la santificación, aunque en éste no se menciona la palabra “santificación”: “Pero nosotros todos, con rostro descubierto, contemplando como en un espejo la gloria del Señor, vamos siendo transformados por el Espíritu, de gloria en gloria, en la misma imagen del Señor” (BTX). Veamos cinco verdades que encontramos en este versículo sobre la santificación progresiva:

1. TODO CRISTIANO EXPERIMENTA SANTIFICACIÓN

“Pero nosotros todos”.

La santificación no es algo que sólo algunos cristianos (p. ej. Misioneros, pastores, diáconos, líderes de adoración) conocen. La santificación es una gracia que todo cristiano verdadero experimenta. Esto no quiere decir que todos corren a la misma velocidad ni que todos están en el mismo lugar con respecto a la santidad, pero sí quiere decir que en la vida de un cristiano verdadero siempre veremos santidad. Dicho de otra manera, cuando vemos santidad en la vida de una persona podemos estar seguros de que esa persona es cristiana.

2. SOMOS SANTIFICADOS AL CONTEMPLAR SU GLORIA

“Contemplando como en un espejo la gloria del Señor”.

El medio por el cual somos santificados es la contemplación de la gloria del Señor Jesucristo. ¿Dónde encontramos la gloria de Jesucristo? En la Biblia, en el evangelio (2 Co. 4:4). Es debido a eso que la lectura y la meditación en la Palabra (en donde se revela el carácter y la obra de nuestro Señor) es muy importante para todos aquellos que toman en serio la santidad.

3. EL ESPÍRITU SANTO NOS SANTIFICA

“Vamos siendo transformados por el Espíritu”.

El Espíritu Santo de Dios, o el Espíritu de Cristo, es el agente último de nuestra santificación. El Espíritu es quien glorifica a Jesucristo al tomar de lo Suyo y hacérnoslo saber (Jn. 16:14). El Espíritu es quien nos transforma, quien nos lleva del vicio a la virtud, quien nos lleva del pecado a la santidad. Esto no quiere decir que no somos responsables en la santificación –nuestra responsabilidad no se elimina, se establece (Flp. 2:12, 13)–. Más bien, esto quiere decir que debemos acudir a Él por ayuda y darle la gloria sólo a Él.

4. LA SANTIFICACIÓN ES UN PROCESO

“De gloria en gloria”.

La santificación no es un acto de una sola vez y para siempre (al menos no la santificación progresiva), sino que es un proceso. La santificación no pasa de la noche a la mañana, ésta toma muchos días, meses, años. Todo cristiano verdadero experimentará la santificación de manera progresiva a lo largo de toda su vida. Más que de un gran cambio, la santificación se trata acerca de pequeños cambios que culminarán en el gran cambio (la glorificación). Entender eso es importante para no arrojar la toalla en medio de nuestra lucha contra el pecado que mora en nosotros y que es poderoso.

5. LA SANTIFICACIÓN NOS HACE COMO JESUCRISTO

“En la misma imagen del Señor”.

No somos santificados para llegar a ser un mejor “yo”. En la santificación se nos transforma a imagen de Jesucristo. En la santificación se erradica más y más nuestro pecado porque no hay pecado en Jesucristo. En la santificación se cultiva más y más la virtud (o la santidad) porque Jesucristo es el Santo. En la santificación se nos hace más y más semejantes a Jesucristo, quien es el perfecto.

Un pensamiento en “5 verdades sobre la santificación.

  1. La paz de Cristo.
    Soy Pastor de en una Iglesia Evangélica.estoy muy admirado por la explicación que da del versículo tratado. Es en su desarrollo intachable y muy edificante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s