Mis tuits favoritos [7]

  • “Es algo muy bueno cuidar los viñedos de otros, pero no debemos descuidar nuestro propio crecimiento espiritual y madurez” –Charles Spurgeon, tuiteado por Resurgence.
  • “Las cosas malas obran para nuestro bien. Las cosas buenas no se nos pueden perder. Y las mejores cosas están por venir” –Jonathan Edwards, tuiteado por Timothy Keller.
  • “Sólo porque tú no puedas ver o imaginar una buena razón por la cual Dios permite que algo malo pase no significa que no exista una” –Timothy Keller.
  • “Que el pecado rompa tu corazón, pero no tu esperanza en el evangelio” –Wilcox, tuiteado por Tony Reinke.
  • “La acción de gracias es destronar a un dios y convertirlo en un regalo” (1 Ti. 4:3-5)” –Piper, tuiteado por Tony Reinke.
  • “Me duermo confiado en que seré un creyente mañana en la mañana no debido a mi libre albedrío, sino a la libre gracia de Dios” –John Piper.
  • “Nada de lo que yo sufro se acercará al sufrimiento de Jesús por mí. ¡Ay de mí por quejarme!” –John Piper.
  • “Aquellos que conocen a Dios serán humildes y aquellos que se conocen a sí mismos no podrán ser orgullosos” –John Flavel, tuiteado por Renewal Ministries.
  • “Los cristianos han aprendido que cuando no parece haber otra evidencia del amor de Dios, no se puede escapar de la cruz” –D. A. Carson, tuiteado por Renewal Ministries.
  • “Si fuera posible para mí alterar alguna parte de Su plan, lo único que haría sería arruinarlo” –John Newton, tuiteado por Renewal Ministries.

Continúa leyendo Mis tuits favoritos [7]

Keller sobre “Sustitutos de Dios”.

Varios “sustitutos de Dios” y los prejuicios y destrucción ocasionados por cada uno de ellos. En efecto, podemos distinguir algunos:

  • Si centras tu vida e identidad en tu cónyuge o pareja, serás dependiente, celoso y controlador en términos emocionales.
  • Si centras tu vida e identidad en tu familia e hijos, tratarás de vivir tu vida a través de ellos, hasta que tus hijos se molesten contigo o no tengas un “yo” propio. En el peor de los casos, podrás abusar de ellos si te causan disgustos.
  • Si centras tu vida e identidad en tu empleo y profesión, serás adicto al trabajo, superficial y aburrido. En el peor de los casos, perderás a tus familiares y amigos, y si te va mal en tu profesión, puedes sufrir una profunda depresión.
  • Si centras tu vida e identidad en el dinero y en las posesiones materiales, te consumirás por la preocupación por el dinero. Estarás dispuesto a hacer cosas poco éticas para mantener tu estilo de vida, lo cual terminará por arruinar tu vida.
  • Si centras tu vida e identidad en el placer, la gratificación y la comodidad, te volverás adicto a algo. Quedarás encadenado a las “estrategias de escape” con las cuales intentas evitar las dificultades de la vida.
  • Si centras tu vida e identidad en las relaciones y en la aprobación, constantemente te sentirás herido por la critica y siempre pelearás con tus amigos. Sentirás miedo de confrontarlos, y serás por lo tanto un amigo inútil.
  • Si centras tu vida e identidad en una “causa noble”, dividirás al mundo entre “bueno” y “malo”, y satanizarás a tus oponentes. Irónicamente, serás controlado por tus enemigos, pues, sin ellos, no tendrás un propósito en la vida.
  • Si centras tu vida e identidad en la religión [salvación por medio del esfuerzo moral] y la moralidad, y vives a la altura de tus parámetros morales, serás orgulloso, cruel, y te creerás superior a los demás. Si no vives a la altura de tus parámetros, sentirás una culpa devastadora (pp. 280, 281).

Todos tenemos que vivir por algo. Y lo que quiera que esto sea, se convierte en el “Señor de tu vida”, aunque lo pienses así o no. Jesús es el único que, si lo recibes, te llenará por completo, y, si le fallas, te perdonará eternamente (p. 177).

Este artículo es un extracto tomado de: Timothy Keller. En defensa de Dios: creer en una época de escepticismo (Bogotá, Colombia: Grupo Editorial Norma, 2009).