5 sentidos en los que Dios está con nosotros [II]

En el artículo anterior vimos que “Emanuel” significa Dios con nosotros. Dijimos que este nombre es glorioso porque nos habla de la naturaleza de Jesús: Él es Dios mismo en esencia. Y también este nombre es hermoso porque dice que ese mismo Dios ahora está con nosotros.

También vimos dos sentidos en los que Dios está con nosotros: (1) Dios está con nosotros en nuestra humanidad y (2) Dios está con nosotros en nuestros sufrimientos. En este artículo vamos a considerar tres sentidos más en los que Dios está con nosotros.

3. DIOS ESTÁ CON NOSOTROS EN NUESTRAS TENTACIONES

Jesús fue tentado, pero sin pecado. Esa verdad la encontramos en Lucas 4:1-13. Este último versículo dice: “Cuando el diablo hubo acabado toda tentación, se alejó de Él esperando un tiempo oportuno”. Y, también, allá en Hebreos 4:15 se dice: “Porque no tenemos un Sumo Sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras flaquezas, sino Uno que ha sido tentado en todo como nosotrospero sin pecado”.

Si Dios está con nosotros en nuestras tentaciones –¡y lo está en la persona de Jesús!–, entonces cada vez que seas tentado a pecar clama a Dios. Clama a Dios por auxilio con la seguridad de que Jesús es poderoso para rescatar a los que son tentados.

4. DIOS ESTÁ CON NOSOTROS PARA SALVARNOS

Si Dios prometió que el Mesías vendría de una virgen y Jesús fue el único personaje histórico que nació de una virgen, entonces eso confirma que Jesús es el Mesías prometido por Dios en el Antiguo Testamento. Ahora, parece contradictorio que en la profecía se dijera que su nombre sería “Emanuel”, pero cuando el niño nació fue nombrado “Jesús”.

Pero no es contradictorio porque aunque los nombres son diferentes, no el mensaje que ellos transmiten. “Jesús” significa Jehová salva y “Emanuel” significa Dios con nosotros. Jehová es sinónimo a Dios, y salva es sinónimo a con nosotros. Matthew Henry dijo: “No es impropio decir que la profecía que predijo que su nombre sería llamado Emanuel se cumplió, en el diseño y en la intención de ésta, cuando fue llamado Jesús; porque si Él no hubiera sido Emanuel –Dios con nosotros–, no podría haber sido Jesús –Salvador–”.

Sigue leyendo 5 sentidos en los que Dios está con nosotros [II]

5 sentidos en los que Dios está con nosotros.

“¿Qué niño es éste que al dormir / En brazos de María / Pastores velan, ángeles / Le cantan melodías?”. Esa es la importante pregunta que se plantea en uno de los himnos navideños más populares (William C. Dix. ¿Qué niño es este?). Más adelante se agrega en el mismo himno: “¿Por qué en humilde establo así / El niño es hoy nacido?”.

CONTEXTO

En Mateo 1:18, el autor de este evangelio nos expresa su intención de dar relatar un acontecimiento histórico que tuvo lugar en palestina hace alrededor de 2,000 años: el nacimiento de Jesucristo.

María, quien estaba comprometida para casarse con José, había quedado embarazada debido a que el Espíritu Santo había venido sobre ella y el poder del Altísimo la había cubierto con Su sombra. José se dio cuenta de que ella estaba embarazada, pero no sabía que esto era una obra milagrosa del Espíritu Santo; por lo tanto, decidió abandonarla en secreto. Pero un ángel de Dios se le apareció en sueños a José y le habló acerca del niño que nacería.

José despertó, recibió a María como su mujer, aunque no tuvo relaciones con ella hasta que Jesús nació. Y es dentro de este contexto que se encuentra Mateo 1:21-23, que dice:

“Y dará a luz un Hijo, y le pondrás por nombre Jesús, porque Él salvará a Su pueblo de sus pecados». Todo esto sucedió para que se cumpliera lo que el Señor había hablado por medio del profeta, diciendo: «He aquí, la virgen concebirá y dará a luz un Hijo, y le pondrán por nombre Emmanuel», que traducido significa: «Dios con nosotros»”.

EMANUEL

“Emanuel” significa Dios con nosotros. Este nombre nos habla de la naturaleza de este niño que nacería. Jesús es el Creador y Sustentador de toda la creación; Aquel que es eterno y auto-suficiente; Aquel que fue adorado por ángeles y por hombres. Jesús es completamente Dios.

Sigue leyendo 5 sentidos en los que Dios está con nosotros.

¡Dios está con nosotros! [II]

En Mateo 1:23 leemos lo siguiente: “HE AQUÍ, LA VIRGEN CONCEBIRÁ Y DARÁ A LUZ UN HIJO, Y LE PONDRÁN POR NOMBRE EMMANUEL, que traducido significa: DIOS CON NOSOTROS”. ¿En qué sentido Jesucristo (como Dios en esencia) está con nosotros? Ya hemos visto que Él está con nosotros para salvarnos y en nuestra humanidad; ahora, Él está con nosotros en dos sentidos más:

CON NOSOTROS EN NUESTROS SUFRIMIENTOS

Jesucristo conoce nuestros sufrimientos, tanto físicos como emocionales; no tan solo por Su omnisciencia, sino también por Su experiencia:

  • Él conoce lo que es tener hambre: “después de haber ayunado cuarenta días y cuarenta noches, entonces tuvo hambre” (Mat. 4:2).
  • Él conoce lo que es tener sed: “Jesús le dijo: Dame de beber” (Jn. 4:7).
  • Él conoce lo que es estar cansado: “Entonces Jesús, cansado del camino, se sentó junto al pozo” (Jn. 4:6).
  • Él conoce lo que es ser menospreciado por su propia familia: “ni aun sus hermanos creían en El” (Jn. 7:5).
  • Él conoce lo que es ser la burla de los hombres: “La afrenta ha quebrantado mi corazón, y estoy enfermo” (Sal. 69:20).
  • Él conoce lo que es perder a un ser querido: “Jesús lloró. Por eso los judíos decían: Mirad, cómo lo amaba” (Jn. 11:35, 36).
  • Él conoce lo que es estar profundamente triste: “Mi alma está muy afligida, hasta el punto de la muerte” (Mat. 26:38).
  • Él conoce lo que es ser traicionado por alguien que pasó varios años a tu lado: “Jesús le dijo: Judas, ¿con un beso entregas al Hijo del Hombre?” (Lc. 22:48).
  • Él conoce lo que es ser abandonado por amigos en el momento que más se necesitan: “Entonces todos los discípulos le abandonaron y huyeron” (Mat. 26:56).
  • Él conoce el sufrimiento físico hasta la muerte: “Entonces Jesús, clamando otra vez a gran voz, exhaló el espíritu” (Mat. 27:50).

Tú puedes decirle a muchas personas: “Tú no sabes por lo que yo estoy pasando”; pero no puedes decirle eso a Jesús –Él sí sabe–.

CON NOSOTROS EN NUESTRAS TENTACIONES

Jesucristo fue tentado, pero sin pecado: “Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras flaquezas, sino uno que ha sido tentado en todo como nosotros, pero sin pecado” (Heb. 4:15). Jesucristo experimentó todas las tentaciones que tú y yo experimentamos, pero Él nunca cedió, Él nunca sucumbió. Pero también Jesucristo está dispuesto y es poderoso para socorrer a todos los que son tentados: “Pues por cuanto El mismo fue tentado en el sufrimiento, es poderoso para socorrer a los que son tentados”. ¡Corramos a Él en medio de la tentación!

1ra parte; 2da parte