Flavel sobre “La providencia de Dios” [2]

No toda puerta abierta significa que debemos entrar por ella y no toda puerta cerrada significa que no debemos entrar por ella; debemos guiarnos por la Palabra de Dios. O en palabras de John Flavel: “nosotros solamente podemos preocuparnos por la voluntad revelada de Dios. La cual nos es revelada a cada uno de nosotros en Su palabra y en Sus obras. Debemos escudriñar las Escrituras y en los casos en donde no hay ninguna regla particular para guiarnos, deberíamos aplicar los principios generales de la Escritura a nuestro problema particular. Si aún tenemos dudas acerca de “qué hacer”, no deberíamos considerar sólo la providencia por sí misma para descubrir la voluntad de Dios. La forma más segura es considerar la providencia en relación con los mandamientos y las promesas de la Biblia”.

PAZ EN SU MENTE Y CORAZÓN

Un hombre fue convertido de su mala manera de vivir y de sus malas compañías, pero pasado algún tiempo fue tentado a regresar al camino del mal. La providencia le condujo a ver su condición, trayendo a su mente el Proverbio 1:24-26. Estaba muy inquieto pensando que su pecado no podría ser perdonado. Pero Dios le enseñó en la Escritura, Lucas 17:4, y esto le produjo una paz firme en su mente y en su corazón.

Ese es un ejemplo de cómo nuestra mente y corazón pueden ser aquietados por la Palabra de Dios.

EL VASO QUE NO SE QUEBRÓ

Había una buena mujer que sentía que Dios la había dejado. Poco después se encontró en un estado de desesperación tan profundo que rehusaba todo consuelo. Un día, un ministro del evangelio fue a verla. Ella tomó un vaso de la mesa y dijo: “Estoy tan segura de ser condenada como es seguro que este vaso se quebrará al dejarlo caer”. Ella arrojó el vaso hacia el suelo con toda su fuerza, pero para sorpresa de ambos, el vaso no se quebró. El ministro le mostró que esto era la obra de la providencia y desde ese entonces su estado mental se mejoró grandemente.

Si Dios no hubiera dicho nada en Su Palabra revelada acerca de la salvación eterna y amparo de los Suyos, entonces esa mujer tendría razón para preocuparse –aunque el vaso no se quebrara–. Pero, si Dios habla en Su Palabra acerca de la salvación eterna y amparo de los Suyos, entonces esa mujer tiene razón suficiente para sentirse segura –aunque el vaso se quebrara–. Dios nos dice en Hebreos 13:5 lo siguiente: “NUNCA TE DEJARE NI TE DESAMPARARE”; y en Romanos 8:1 dice: “no hay ahora condenación para los que están en Cristo Jesús”. La gran Gloria de las obras de Dios en la creación y en la providencia consiste en que confirman lo que Él ha dicho en su Palabra escrita.


Este artículo es una adaptación, hecha por Misael Susaña, de: John Flavel. El misterio de la providencia (USA: Publicaciones Faro de Gracia, 2001).

1ra parte; 2da parte

Flavel sobre “La providencia de Dios”.

“Clamaré al Dios Altísimo, al Dios que todo lo hace para mí” (Salmos 57:2).

Podemos definir la soberanía de Dios como Su control de todos los eventos, desde los más pequeños hasta los más grandes, y gobierno sobre Sus criaturas para Su gloria y el máximo beneficio de Su iglesia en Jesucristo (Ro. 8:32).

La providencia de Dios abarca:

  • nuestro nacimiento (Sal. 139:13-16);
  • el lugar de nuestro nacimiento;
  • nuestro nuevo nacimiento (Hch. 8:26-35);
  • nuestra vocación en eta vida;
  • nuestra vida familiar (Gn. 24);
  • beneficios para nuestras familias (Lam. 3:23);
  • ser guardados del mal (1 Co. 10:13);
  • ser guardados de la enfermedad y el peligro (2 Corintios 11:23-28);
  • la ayuda para ser más santos (Sal. 119:67).

Y ya que Dios en Su providencia gobierna sobre sus criaturas, toda la gente en el mundo siempre cumple los propósitos de Dios, aun cuando no quieran hacerlo. Sigue leyendo

De no haber sido por tu amor, aún huiría de ti.

El apóstol Pablo, en Romanos 3:10-18, pronuncia una serie de malas noticia, dignas de que un diluvio de lágrimas fluyan de nuestros ojos. Entre esas malas noticas se encuentra la siguiente: “NO HAY QUIEN BUSQUE A DIOS” (v. 11b). Esas noticias son muy tristes porque, como dice una canción, todos corren hacía el infierno indiferentes al costo.

Muchos están tan afanados por el aquí y el ahora que no tienen tiempo para Dios. Otros buscan bendiciones materiales de Dios, pero no al Dios de las bendiciones. Y otros buscan a un dios que ellos mismos han creado a su imagen y semejanza. Romanos 3:11 es muy claro: nadie, absolutamente nadie, busca al único Dios verdadero –ni siquiera uno–. Esa es la condición de todo hombre.

“¡Pero, yo sé de algunos que están buscando sinceramente a Dios!” –alguien podría protestar–. Lo que me recuerda una anécdota que escuché una vez acerca de un indio que ve una aspiradora encendida y dice: “mira como el polvo camina hacia la aspiradora” –cuando en verdad es la aspiradora que atrae el polvo hacia sí–.

La buena noticia es que Dios no es como nosotros. Naturalmente no buscamos a los que no nos buscan. Naturalmente no procuramos la paz con nuestro enemigo –¡y mucho menos si fue él quien nos ofendió!–. Pero Dios en Su gracia, en Su bondad, envió a Su Hijo a salvarnos. Jesucristo vino, no tan solo a salvar como si ésta fuera el premio para aquellos que siempre han buscado a Dios. Jesucristo vino a buscar a aquellos que no buscaban a Dios y a salvarlos: “porque el Hijo del Hombre ha venido a buscar y a salvar lo que se había perdido” (Lc. 19:10).

Si hoy somos salvos, fue porque Él nos salvó. Si hoy le buscamos sinceramente, fue porque Él nos buscó primero. Si hoy le amamos, fue porque Él nos amó primero.