La auto-humillación de Jesucristo.

Para Jesucristo, auto-humillarse significó descender verdaderamente desde lo más alto hasta lo más bajo. Para nosotros, ser humildes significa no pensar que somos o estamos en lo más alto o descender de allí si nos hemos elevado engañosamente en nuestra mente.

Descargar: Audio del sermón.

Arise My Soul Arise – Indelible Grace Music

LYRICS

Arise, my soul, arise,
shake off your guilty fears;
The bleeding sacrifice,
in my behalf appears;
Before the throne my Surety stands,
Before the throne my Surety stands,
My name is written on His hands.

Chorus:
Arise (arise), arise (arise), arise
Arise, my soul, arise.
Arise (arise), arise (arise), arise
Arise, my soul, arise.
Shake off your guilty fears and rise.

He ever lives above,
for me to intercede;
His all redeeming love,
His precious blood, to plead;
His blood atoned for every race,
His blood atoned for every race,
And sprinkles now the throne of grace.

Five bleeding wounds He bears;
received on Calvary;
They pour effectual prayers;
they strongly plead for me:
“Forgive him, O forgive,” they cry,
“Forgive him, O forgive,” they cry,
“Nor let that ransomed sinner die!”

The Father hears Him pray,
His dear anointed One;
He cannot turn away
the presence of His Son;
The Spirit answers to the blood,
The Spirit answers to the blood
And tells me I am born of God.

My God is reconciled;
His pardoning voice I hear;
He owns me for His child;
I can no longer fear
With confidence I now draw nigh,
With confidence I now draw nigh,
And “Father, Abba, Father,” cry.

Text: Charles Wesley. Music: Kevin Twit.
©1996 Kevin Twit Music (ASCAP). Used by permission. All rights reserved.

Los malhechores en la cruz: esperanza y presunción.

“Y uno de los malhechores que estaban colgados allí le lanzaba insultos, diciendo: ¿No eres tú el Cristo? ¡Sálvate a ti mismo y a nosotros! Pero el otro le contestó, y reprendiéndole, dijo: ¿Ni siquiera temes tú a Dios a pesar de que estás bajo la misma condena? Y nosotros a la verdad, justamente, porque recibimos lo que merecemos por nuestros hechos; pero éste nada malo ha hecho. Y decía: Jesús, acuérdate de mí cuando vengas en tu reino. Entonces El le dijo: En verdad te digo: hoy estarás conmigo en el paraíso” (Lucas 23:39-43).

J. C. Ryle comentando sobre este pasaje bíblico, en Meditaciones sobre los evangelios, comienza hablando sobre la soberanía de Dios al salvar a los pecadores. Uno de los malhechores fue salvo, el otro no –ambos se encontraban exactamente en las misma condición–. Pero después, él pasa a hablar sobre la responsabilidad del hombre, la cual no es acabada por la soberanía de Dios. Implicando así que aquel que se pierde lo hizo por haber rechazado voluntariamente la salvación en Jesucristo que es ofrecida en el evangelio de manera amplia, libre y general. J. C. Ryle concluye con las siguiente palabras: “Un ladrón fue salvo para que ningún pecador quedara sin esperanza, pero sólo uno para que ningún pecador pudiera presumir”.

The Three CrossesAmigo, puede ser que ahora estés como ese malhechor en la cruz. Miras hacia adelante y vez muerte, miras hacia atrás y vez una vida de maldad. Pero quiero decirte que aun allí hay esperanza para ti. Como ese malhechor en la cruz, reconoce tu pecado y que mereces la condenación (“recibimos lo que merecemos por nuestros hechos”), pero también clama confiadamente a Jesucristo (“Jesús, acuérdate de mí cuando vengas en tu reino”), el justo (“éste nada malo ha hecho”), para que te salve y así será (“En verdad te digo: hoy estarás conmigo en el paraíso”). Si así haces, aunque hoy mismo partas de esta tierra, puedes tener la seguridad de que hoy mismo estarás en el lugar más importante (el paraíso) con la persona más importante (Jesús). Esa es la gloriosa gracia de Dios, la cual no está basada ni en nuestro pasado ni en nuestro presente pecaminoso, ni siquiera en nuestra resolución de ser obedientes en el futuro. La gracia de Dios está basada en la obra perfecta de Jesucristo (Ef. 1:6).

Ahora, si tú eres como esos que presumen diciendo que te convertirás mañana, si tú eres como esos que presumen diciendo que irás a Jesucristo con arrepentimiento y fe muy pronto, entonces considera al otro malhechor en la cruz. Este otro malhechor aun estando al borde de la misma muerte, aun viendo a su compañero convertirse, aun teniendo al Salvador Jesucristo cerca, él no se convirtió. ¿Qué garantía tienes de que mañana serás diferente a este malhechor? ¿Qué te hace pensar que muy pronto tu corazón no estará tan duro como el de este malhechor? No continúes en esa pecaminosa presunción. ¡Ahora es el día de salvación!

¡Todos somos nazarenos!

Nun

Es muy probable que en este último mes hayas visto en las diferentes redes lo siguiente: “ن”. ¿Qué es esto y por qué muchos han cambiado su foto de perfil por esto? Nun (ن) corresponde con la letra “N” del alfabeto árabe. Y muchos han cambiado su foto de perfil en las redes sociales como una manera de expresar su solidaridad con los cristianos perseguidos en Mosul.

El 18 de julio de este año (2014), militantes del Estado Islámico (EI) dieron un ultimátum a los cristianos en la ciudad iraquí Mosul: debían convertirse al islam, pagar el impuesto islámico1 o dejar la ciudad, si no, enfrentarían la espada. Previamente, los militantes del EI habían marcado las casas de los cristianos con la letra árabe Nun (ن), identificándolos así como nazarenos o seguidores de Jesús de nazaret. Debido a esto los cristianos de en Mosul tuvieron que dejar su ciudad, dejando todas sus posesiones atrás. Aquellos que trataban de llevar más que sus ropas fueron robados en los puestos de control del EI2.

Es muy triste afirmarlo, pero al parecer ya no hay más cristianos en Mosul. Ahora, como dijo Russell D. Moore, «la iglesia puede ser perseguida, encarcelada e incluso crucificada. Pero la iglesia nunca puede ser decapitada. La Cabeza de la iglesia está viva, comprometida y en Su camino de regreso». La iglesia, la iglesia universal de Dios, no será destruida. Jesucristo mismo es quien la está edificando (Mt. 16:18), aun en medio de circunstancias como ésta (Hch. 8:1). Oramos al Señor a favor de nuestros hermanos de Mosul:

  • rescátalos de la mano de los impíos (Sal. 71:4);
  • que la promesa “Nunca te dejare ni te desamparare” (Heb. 13:5) y de que ellos tienen “una mejor y más duradera posesión” (Heb. 10:34) sean vistas como certísimas y que esto sea un combustible para su perseverancia;
  • que los que persiguen tengan un encuentro con Jesús a través del evangelio predicado con palabras y adornado con la buena conducta de los cristianos. En el nombre de Jesús. Amén.

¡Todos somos nazarenos!

“Porque así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero todos los miembros del cuerpo, aunque son muchos, constituyen un solo cuerpo, así también es Cristo. Pues por un mismo Espíritu todos fuimos bautizados en un solo cuerpo, ya judíos o griegos, ya esclavos o libres, y a todos se nos dio a beber del mismo Espíritu… Y si un miembro sufre, todos los miembros sufren con él; y si un miembro es honrado, todos los miembros se regocijan con él” (1 Corintios 12:12, 13, 26).


1 De acuerdo a un artículo publicado por La Voz De Los Mártires, este impuesto islámico es una opción sólo para aquellos considerados como “cristianos” por nacer en familias cristianas. Aquellos que conscientemente se convirtieron del islamismo al cristianismo son considerados como apóstatas con dos opciones: retornar al islam o morir.

2 Es por eso que, si podemos, también demos para suplir sus necesidades materiales.