Eternamente exaltado – Sovereign Grace Music

LETRAS

Desde Su esplendor de gloria
Jesús, al mundo descendió
Tomó la forma de un siervo
Jesús, en la cruz murió
Quiso Dios quebrantarle
Como ofrenda de expiación
Cumplió toda justicia
Y en victoria resucitó

CORO:
Eternamente exaltado
Nombre sin igual
Digno de adorar
Sólo Tú reinas en gloria
Cristo eres Rey
Sobre todo ser
Tu nombre sobre todo es
Nombre altísimo
Te exaltaré

La tumba ya está vacía
Jesús, cordero que venció
El cielo a una voz le adora
Jesús, el Padre lo exaltó
A Él sea el dominio
La honra y la majestad
Sabiduría y gloria
Por toda la eternidad

PUENTE:
Rendido hoy, proclamaré
Que Tú eres Señor

Música por Pat Sczebel y Joel Sczebel, letra original por Pat Sczebel
© 2011 Sovereign Grace Worship (ASCAP)

Muerte en manos de y por sus enemigos.

CrossEn la cruz donde Jesucristo murió Dios manifestó Su gracia como en ningún otro lugar. Allí encontramos, para usar el lenguaje de Hechos 3, al Santo muriendo en manos de los pecadores; al Justo siendo crucificado por los impíos; al Autor de la vida muriendo. Ahora, ¿por qué el Santo y Justo está muriendo? Obviamente no es debido a algún pecado propio –Él es sin pecado–. Él está muriendo debido a pecados ajenos. ¿Los pecados de quién? Precisamente los pecados de aquellos que estaban en Su contra (i.e. Sus enemigos).

UN LADRÓN

Jesucristo fue crucificado entre dos ladrones y ambos ladrones al principio se unieron a los principales sacerdotes, los escribas y los ancianos para injuriar a Jesucristo (Mt. 27:44). Pero después de un rato uno de esos ladrones reconoció su pecado: “Y nosotros a la verdad, justamente, porque recibimos lo que merecemos por nuestros hechos; pero éste nada malo ha hecho” (Lucas 23:41); confió en Jesucristo como el Rey Salvador: “Y decía: Jesús, acuérdate de mí cuando vengas en tu reino” (v. 42); y recibió la salvación: “Entonces El le dijo: En verdad te digo: hoy estarás conmigo en el paraíso” (v. 43). Sigue leyendo