Sólo Dios es bueno: nuestro problema y esperanza.

Cuando un joven rico se le acercó a Jesús preguntándole que tenía que hacer para heredar la vida eterna, la respuesta que Jesús dio fue un ataque directo a las creencias erróneas que tenía este joven –como que hay personas buenas o como que él ya había guardado los mandamientos de Dios–.

El joven rico le preguntó a Jesús: “Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna?” (Marcos 10:17). A lo que Jesús respondió: “¿Por qué me llamas bueno? Nadie es bueno, sino sólo uno, Dios” (v. 18).

ESTAMOS EN PROBLEMAS…

En primer lugar, nótese la radical afirmación de Jesús: “Nadie es bueno”. Desde la caída (Génesis 3) nadie es bueno1: ni los hombres, ni las mujeres; ni los ancianos, ni los niños; ni los ricos, ni los pobres; ni los africanos, ni los asiáticos, ni los americanos, ni los europeos, etc. Todos sin excepción somos pecadores –sí, eso nos incluye a ti y a mí–.

Esa es una triste realidad que encontramos en el Antiguo Testamento y que el apóstol Pablo repite en el Nuevo Testamento cuando dice: “como está escrito: No hay justo, ni aun uno; no hay quien entienda, no hay quien busque a Dios; todos se han desviado, a una se hicieron inútiles; no hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno” (Ro. 3:10-12).

Y muchos, como el joven rico, se dirigen a Dios creyendo que hay personas buenas en este mundo y que ellos están dentro de esas personas buenas; se dirigen a Dios creyendo que ellos pueden hacer obras lo suficientemente buenas como para ganarse la vida eterna. Pero la verdad es que si nadie es bueno, todos estamos en problemas delante del Dios que es trascendentemente puro.

… PERO TENEMOS ESPERANZA

En segundo lugar, nótese dentro de la radical afirmación de Jesús que a diferencia de nosotros, Dios sí es bueno: “Nadie es bueno, sino sólo uno, Dios”. Dios no sólo hace cosas buenas, sino que también Él es bueno en esencia. Él es supremamente bueno. Y debido a que Dios es bueno en esencia, Él da buenas cosas o trata bondadosamente a los hombres. Esa es nuestra esperanza.

Esa esperanza no es un mera posibilidad, sino un hecho. Debido a que Dios es bueno Él envió a Jesús al mundo por pecadores que se arrepienten de sus pecados y confían en Él; Dios envió Jesús para que no fueran los pecadores quienes sufrieran por sus pecados, sino Su propio Hijo, y darles vida eterna.


1 Eso no quiere decir que el hombre es tan malo como puede ser. Por la gracia común de Dios, el hombre puede hacer cosas buenas (aun siendo malo). Lo que eso sí quiere decir es que si el hombre es dejado a su perverso corazón, éste hará sólo lo malo; y que éste no puede hacer nada lo suficientemente bueno como para ganarse la vida eterna.

Te doy gracias – Jonathan & Sarah Jerez

LETRAS

Cuando sale el sol temprano cada día
Es tu gracia que me da aliento de vida
En ti vivimos, nos movemos y existimos
Por orden de tu voz
Tu presencia me refresca en la mañana
Me alimenta y me sustenta tu Palabra
Tu favor y bien rodean mi camino
Por tu constante amor

CORO:
Te doy gracias
Grandes son tus obras, Oh Señor
Te doy gracias
Por tu fidelidad, bondad y amor
Te doy gracias
Grandes son tus obras, Oh Señor
Te doy gracias
Mi alma te bendice hoy

Tu demuestras que me amas y me cuidas
Y me suples siempre el pan de cada día
Nada bueno tú retienes a tus hijos
Eres mi proveedor
Al oscurecer, cuando llega la noche
Tu me libras de ansiedades y temores
Es tu mano mi refugio y mi descanso
Eres mi guardador

PUENTE:
Padre, ¿Cómo he de dudar de tus bondades?
Si a tu Hijo unigénito entregaste
Me has llamado por mi nombre y me salvaste
Agradecido estoy

© Jerez Music 2017 Letra & Música por Federico Alvarez, Jonathan Jerez, Sarah Jerez, José R. Peña y Odrys Queliz

Si el destino está escrito, entonces…

La doctrina bíblica del decreto de Dios enseña que «Dios ha decretado desde la eternidad, libre e inalterablemente, todo lo que ha de ocurrir en el tiempo y todo para Su gloria». Y uno de los pasajes bíblicos sobre la cual está basada esta doctrina es Isaías 46:9-11, que dice:

“Acordaos de las cosas anteriores ya pasadas, porque yo soy Dios, y no hay otro; yo soy Dios, y no hay ninguno como yo, que declaro el fin desde el principio y desde la antigüedad lo que no ha sido hecho. Yo digo: “Mi propósito será establecido, y todo lo que quiero realizaré.” Yo llamo del oriente un ave de rapiña, y de tierra lejana al hombre de mi propósito. En verdad he hablado, ciertamente haré que suceda; lo he planeado, así lo haré”.

Creo que todo cristiano que ha sido convencido por la Biblia acerca de esta doctrina ha pasado al menos una noche sin dormir pensando en ésta y sus implicaciones. Personalmente, lo que me mantenía despierto era el adverbio “inalterablemente” –el hecho de que el decreto de Dios no puede ser cambiado–. Hay tres objeciones que podrían levantarse ahora y que me gustaría responder:

“¡NO IMPORTA LO QUE YO HAGA!”

La misma Biblia que nos enseña el decreto de Dios es la misma Biblia que nos dice que el hombre es responsable por sus acciones. Sí importa lo que hacemos o dejamos de hacer. Por ejemplo, somos responsables de predicar el evangelio para la salvación de los impíos (1 Co. 1:21); somos responsables de orar para que las cosas pasen (Stg. 5:17, 18). Sigue leyendo